“Se parecen igualitos”

Por asociación de ideas, cualquier habitante del llano sotaventino expresaría “se parecen igualitos” al escuchar al presidente de los EEUU decir que todo va mejorando en ese país (“por nuestro gran trabajo”), mientras crece exponencialmente el número de personas infectadas por el coronavirus y los hospitales y las morgues de Nueva York están siendo saturados. Conocedores de esta clase de pandemias califican de dimensiones “apocalípticas” la de ese país, a la vez que lo atribuyen al retraso de medidas de protección adoptadas por el gobierno. Mientras Nueva York reporta más de 30 mil casos de coronavirus, Trump firmó un decreto que dispone dedicar un día de oración contra la pandemia que acecha a su país, pero insiste “es difícil no estar contento con el trabajo que estamos haciendo”, a la vez que descarga responsabilidad: “nadie jamás esperaba algo como esto… que millones y millones de personas tuvieran que ser examinadas”, lo cierto es que llegó a minimizar el problema cuando las agencias de inteligencia de ese país advertían de sus reales dimensiones. Así sucede cuando esto ocurre.

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar