Cuando pase el vendaval

Una vez que se evapore y disipe la enorme tolvanera levantada por el coronavirus en todo el orbe, cuando en México se haga el recuento de los daños, después de observar el desempeño de instituciones, gobernantes, científicos, operarios, podremos estar en aptitud de calificar sus acciones. Como suele hacerlo tras las brumas de un terremoto, la ciudadanía mexicana emitirá su juicio, quién lo hizo bien, quién demostró no estar a la altura de los retos. Por su parte, para entonces, el presidente de la república, estará perfectamente bien enterado de los alcances del Sistema de Salud en el país, de sus enormes deficiencias, de sus carencias, de los miles de millones de pesos que se requieren para elevarlo al nivel de los países bajos como lo ha anunciado. También se percatará del potencial humano del sector, ojalá tenga tiempo y voluntad para lograrlo. Pero esa es una historia cuya trama está por escribirse.

Botón volver arriba
Shares
Cerrar
Cerrar