El virus que obliga a un cambio

Sebastián Díaz de la Vega

Nada es para siempre, si bien tendemos acostumbrarnos a una rutina, a un trabajo, al tiempo, o inclusive a una persona; también es normal acostumbrarse a una forma de vida, en la cual creas una rutina o simplemente te amoldas a un ritmo de vivir y de transcurrir tu día a día. En donde lo “normal” es despertar por las mañanas, alistarte para ir al colegio  o al trabajo, sea cual sea tu ocupación te mueves de un lugar a otro, sin ninguna preocupación, al no ser que se te haga tarde, ya sea por el transito vehicular o simplemente porque no calculaste correctamente tus tiempos. Si tuviste un día pesado y quieres salir con tus amigos, puedes ir por un trago , disfrutar una película en el cine o hasta irte de fiesta al antro.

Todo esto ha cambiado, en estos momentos el planeta esta atravesando por una contingencia que ya esta afectando a todos. El virus Covid19, o ya mundialmente conocido como Coronavirus está cambiando la forma de vivir de los seres humanos, pasando a traer a los pilares que sostienen a un país y si distinción alguna. Sectores como  el de salud principalmente, pero también la  economía, educación,  y entretenimiento son parte de las víctimas de esta situación. Actualmente hay mas de un millón trescientos mil casos en todo el mundo y una cifra de 73,703 muertes confirmadas.

En nuestro país, México , nos encontramos en la fase dos y muy prontos a llegar a una tercera. Hemos sido reconocidos por todo el mundo por tener una cultura de reaccionar a casi todo con bromas y sin la mayor seriedad, los memes están a la orden del día. Tuvimos ejemplo de países como Italia, que a pesar de declarar cuarentena, los italianos lo tomaron a vacaciones y salieron como si nada, siendo ahora unos de los países con mas casos y decesos. Sin embargo en días pasados, el secretario de salud Hugo Lopez Gatell, señaló que “ahora si” nos quedemos en casa, haciendo evidente  que estamos en una situación complicada , y lo que lo que está para venir para nosotros los mexicanos.

Ahora, las escuelas han suspendido actividades, centros de entretenimiento han cerrado, las corridas de autobuses se han reducido, la educación y el trabajo se ha mudado a casa, y solo de algunos cuantos afortunados que pueden. Hacerlo , y digo eso porque como es de saber, una cifra considerable se ganan la vida del día al día, comerciantes ambulantes, negocios particulares y muchos trabajadores, no tienen la alternativa de trabajar desde casa. Espectáculos han sido suspendidos, los juegos olímpicos que estaban programados para este año han sido pospuesto, solo una guerra había sido la única capaz de realizar la cancelación de estos.

A pesar de la evidente realidad a la cual nos estamos enfrentando, hay muchos individuos que la hacen de lado, saliendo de casa sin una necesidad esencial. Infortunadamente, aún no existe una cura que sea capaz de de detener al virus, o que evite su contagio; pero lo que si se puede, es acatar las medidas preventivas, actuando adecuadamente, es posible que el daño y la fuerza de este monstruo sea menor. Quedemonos en es casa, esta mejor forma de combatir, es un cambio que nadie esperaba, pero al cual es posible moldearse… todos somos uno y algún día volveremos a estar conectados.

Botón volver arriba
Shares
Cerrar
Cerrar