¿Infectados en los barcos?…

Opiniones y Comentarios

Julio Ricardo Blanchet Cruz

diariolibertad@gmail.com

En Francia, en Irán, en España, en Alemania, en Rusia, en EE.UU. el número de contagiados aumenta significativamente y los gobiernos pierden el control de la pandemia; y de los ciudadanos.  Que se desesperan y angustian, agravando aún más el pánico, que a la par del virus, es altamente contagioso…

A todo esto, durante una conferencia de Prensa, el inefable Trump ¡responsabilizó a la OMS de lo que está sucediendo! y amenazó con retirarle los subsidios.  Pero minutos después, tras el desconcierto e inconformidad que provocó semejante exabrupto, reculó, “aclarando” que había amenazado con suspender los fondos; pero que no lo haría…

En el Reino Unido, donde el pánico ha desquiciado a los pobladores, a tal grado que destruyeron una torre de G5 porque suponen que son las que transmiten el coronavirus…

Y en México, los habitantes de Sabinas, un municipio del Estado de Hidalgo,        intentaron incendiar un hospital donde habían dicho que trasladarían a los contagiados y no quieren tenerlos cerca…

Como en algún tiempo sucedía con los leprosos, solo que la Enfermedad de Hansen, como se le conoce, la produce una bacteria, no un virus; pero la forma de contagio era también por toser o estornudar…

Y durante más de cuatro mil años la lepra fue considerada como una maldición de los dioses -ya saben que cuando esos cuates se enojan no se andan con chiquitas y echan maldiciones que es un contento-…

Hasta poco antes de 1800, que fue cuando el doctor Hansen descubrió que era una bacteria que nada tenía que ver con dioses y supersticiones.  Pero no fue hasta 1987 el ilustre médico venezolano Jacinto Convit  García (1913 – 2013) descubrió la cura

Mientras eso sucede en medio mundo, en Suecia, a pesar de que el bicho ha establecido contagios y ocasionado fallecimientos, hasta el momento el Gobierno no ha impuesto ningún tipo de restricciones.  Los comercios y las escuelas siguen funcionando…

De muchas otras ciudades europeas no tenemos noticias, como las tenemos de las ya mencionadas; pero se sabe que no se han librado del virus.  Bueno, hasta los transatlánticos ha tenido personas contagiadas; y dos portaaviones, uno de EE.UU. y otro Francés también han sido tocados por el infame bicho que, por lo visto se propaga por el aire… 

Desde mi muy personal punto de vista, sigo pensando que el bicho lo tenemos casi todos.  Y que mientras más sigan haciendo análisis, más casos van a encontrar; pero no dan síntomas, o éstos son muy ligeros y pasan desapercibidos…

Solo que en algunos casos, esos mismos bichos, al encontrar las condiciones propicias, como un sistema inmunológico debilitado que ya no mantiene el equilibrio, se reproducen desmedidamente y ocasionan serios problemas…

Sucede con los bichos que tenemos los humanos en los intestinos -protozoos y helmintos- que mientras viven ahí no dan problemas, pero cuando llegan a la sangre y alcanzan otros órganos sí…

La palabra parásito define a un ser vivo que vive sobre o dentro de otros ser vivo y se alimenta de él.  Como nosotros los seres humanos -igualito- nos reproducimos desmedidamente y ocasionamos problemas a La Madre Tierra.  Cuando éramos poquitos ni roncha hacíamos…

Pero aunque se piense lo contrario, ya somos demasiados y estamos dando muchos problemas.  Cuestión de consciencia.  Y les cuento de los animales “inferiores” que no están hechos a imagen y semejanza de ya saben quien…

Las conejas gestan un corto tiempo y se reproducen muchas veces.  Pues bien, cuando los tiempos para encontrar alimento no les son favorables, como durante las sequías en las que escasea el pasto, comen una planta -psoralea bituminosa- que actúa sobre la matriz, el útero, y lo incapacita para embarazarse.  En medicina tiene muchas otras aplicaciones…

Pero regresemos con el bicho y lo que nos espera en México…

Hace un par de días infructuosamente trataron de localizarme para decirme que una persona que conozco, ya de la tercera edad y con antecedentes de problemas respiratorios serios; a tal grado de que carga con el tanque de oxígeno para todos lados, se había agravado y la llevaron a la clínica 76 del IMSS.  De todo esto me enteré hasta el día de ayer, cuando todo ya había pasado…

Por las condiciones en que se encontraba la atendieron de inmediato; y como tenía fiebre, la internaron para una evaluación.  Por sospechar que estaba infectada del coronavirus, la trasladaron en una ambulancia al Hospital regional 77 en Xaloztoc del propio Instituto…

Para posteriormente enviarla también en ambulancia a otro hospital en Tecámac, donde la atendieron médicos militares que la sacaron del cuadro y le hicieron los análisis correspondientes para determinar si estaba o no contagiada…

El caso es que en 24 horas resolvieron la emergencia y le hicieron el análisis que, al resultar negativo, la enviaron a su casa con indicaciones y medicamentos…

Y lo cuento, porque en muchas ocasiones se escribe sobre algo; corroborando los datos, sobre lo que se supone, o se deduce, sobre la información allegada u obtenida; pero no siempre se tiene la oportunidad de conocer de primera mano los hechos de los que lamentablemente no muy se habla.

Y nos vemos mañana, si el Sol me presta vida. 

Botón volver arriba
Shares
Cerrar
Cerrar