La estabilidad de Xico ante el COVID-19

Javi Tlaxcalteco

Las grandes montañas embellecen la vista de un pueblo situado a 45 min de Xalapa la capital del estado de Veracruz, siendo este uno de los 212 municipios de dicha entidad y un pueblo mágico desde el 2012.

Xico es catalogado como uno de los pueblos más hermoso de Veracruz, disfrutar sus calles, su arquitectura, su gastronomía, sus paisajes y sobre todo sus tradiciones es una experiencia única; se caracteriza por dar buen recibimiento a todo aquel turista que viene en busca de un fin de semana inolvidable.

Tristemente nuestro país se encuentra en una situación poco favorable ya que nos está afectando una epidemia que viene desde China, un país de primer mundo víctima de un virus que afecto al planeta entero en cuestión de días, en semanas murieron cientos y cientos de personas por el ya famoso y terrorífico Covid-19; llegó a México en casos muy alarmantes, a pocos días en este país se situó en la fase dos donde paralizó a la sociedad y se suspendieron todo tipo de labores en 40 días, 40 días de aislamiento para poder combatir el virus, afectando directamente a la economía de todos y todas.

Los Xiqueños al principio no se alarmaban porque creían que por estar en las altas montañas y tener aire puro no les afectaría, que creen, 2 semanas después Xico presentó un caso, un joven que había llegado de Canadá, familiares decidieron aislarlo del pueblo en una cabaña donde se encuentra totalmente solo, dicha cabaña está totalmente equipada con los medios básicos y alimentos de primera necesidad para que el joven recupere y pueda integrarse al pueblo y no contagiar a más personas.

En contraste, un pueblo mágico que vive del turismo está totalmente paralizado, dejo ir las fiestas de semana santa, un platillo fuerte para toda la comunidad, no hubo procesiones, el domingo de ramos fue a puerta cerrada y no hubo fiesta, un pueblo de fe que vive sus tradiciones se quedó en casa.

El pueblo Mágico se ha atrincherado, ha dejado su actividad turística y económica para salvaguardar a los suyos, esperando con fe que el Covid-19 acabe pronto para regresar con más fuerza y poder caminar tranquilamente por las calles empedradas degustando un tamal canario viendo desde una azotea el recorrido de María Magdalena.

Botón volver arriba
Shares
Cerrar
Cerrar