Apenas salió Ahued de Aduanas y ahora sí ya cayeron 3 cabezas

Política al día Express

Por Atticuss y Francisco Licona

HAY DENUNCIAS EN LA ADUANA DE TUXPAN. El nuevo encargado de las Aduanas del país, Horacio Duarte, lo advirtió desde su llegada. Dijo: ‘No seré condescendiente. Si descubrimos que el enemigo está adentro, lo vamos a echar, en eso no nos va a temblar la mano ni tendremos miedo’. Algo un poco diferente a lo que hizo Ahued, quien después de algunos pocos meses prefirió tirar el arpa y regresar a su mullida curul del Senado. Sin embargo, antes de irse, Ahued habría dejado a López Obrador una carpeta con sus pesquisas y señalamientos claros de dónde estaba la corrupción en Aduanas y seguramente dicha información habrá servido de mucho para que la gente de Santiago Nieto Castillo, titular de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda, afilara los cuchillos y se fuera de frente a investigar a los 49 administradores aduanales del país. Los resultados ya se están viendo y al monstruo de cien cabezas ya le mocharon 3. Tres de los administradores aduanales del país han sido separados, según informó Nieto Castillo entrevistado este día al salir de una reunión en Palacio Nacional. Nieto Castillo indicó que se hizo una revisión del actuar de los administradores aduanales que, de acuerdo con una medición del modelo de riesgo que tienen las autoridades, aparecieron con una calificación alta en un posible lavado de dinero. “Ya se presentaron dos denuncias, en el caso de Tuxpan y en el caso de Progreso, y una tercera de un agente aduanal, seguimos integrando investigación respecto a otras cuatro aduanas. De acuerdo con nuestro modelo de riesgo han salido seis personas que pudieran tener un riesgo (…) en tres casos los funcionarios ya no trabajan”, indicó. A los veracruzanos seguramente les hubiera gustado ver que Ahued terminar el trayecto completo y que fuera él quien estuviera al frente de Aduanas cuando las cabezas de la corrupción comenzaran a caer, pues es innegable que su salida dejó muchas dudas con respecto a su capacidad de resolverla. Quien está cortando orejas y rabo después de la fragorosa lidia es Horacio Duarte con la ayuda de Santiago Nieto. Ni modo, se tuvo que esperar hasta que se fuera Ahued para que se barrieran las escaleras. ¿Coincidencia? Tal vez.

EN MATERIA DE SEGURIDAD PÚBLICA, AMLO también pateó el bote. Militarizar al país no es el verdadero problema. AMLO, el persistente, responde a aquellos que le critican por dejar a los militares en las calles haciendo labores de seguridad interior y muy echado para adelante responde que ‘aunque me critiquen de militarizar al país, las Fuerzas Armadas deben ayudar en tareas de seguridad’. Desde luego que eso no les gusta en primer lugar a sus opositores políticos y menos a todos aquellos que se saben la ley al derecho y al revés. No les gusta a aquellos que recitan los textos Constitucionales de memoria, textos que han sido modificados al antojo de unos cuantos y que en la mayoría de las veces, históricamente, no se ha cumplido. Hace 6 meses que el Congreso de la Unión aprobó lo que hoy llaman “militarización”, pero la oposición política esperó el momento oportuno, el momento de mayor sensibilidad social para sacarlo de la chistera. Es decir con dolo y mala fe, y aunque así es la política, en sí el problema no es por ahí. El problema no es si las fuerzas armadas siguen en las calles, el problema radica en que hasta la fecha no se puede decir que México tenga una policía capacitada, organizada y preparada ética y moralmente para cumplir con esa función. Esa es la falla principal del Gobierno Federal, y en eso están fallando. A alguien se le encargó esa función y no la ha cumplido a cabalidad. Ese era el punto desde el inicio de gobierno, tener una Guardia Civil preparada, capacitada y organizada que le hiciera frente a los delitos que genera la delincuencia organizada. El no reconocer lo anterior sí que es un punto que se debe analizar y debatir, ¿Por qué el Gobierno Federal no ha cumplido con esa gran encomienda? ¿Qué falta por hacer? ¿Quién lo debe hacer? Se ofreció a la ciudadanía hacerlo y se comprometió un plazo… plazo que se venció y es la fecha que no se cuenta con una policía preparada; la que existe aún no es capaz siquiera de respetar el debido proceso ni de realizar su labor como lo exige el actual proceso penal acusatorio. Una policía de la cual sus miembros siguen apareciendo como el eje central de delitos tanto comunes como de alto impacto. Alguien le falló a la confianza de AMLO y por ende AMLO le está fallando al pueblo de México. AMLO debió corregir el rumbo a tiempo y dejar en manos de otros lo que su gente no supo hacer, pero prefirió dejar las fuerzas armadas en las calles como lo hicieron gobernantes anteriores. Es decir, aplica la misma gata, solo que revolcada.  ¡AMLO en materia de Seguridad sigue pateando el bote! Las fuerzas armadas deben seguir en las calles porque allí se necesitan ahora, porque allí se necesitaron con Calderón y con Peña Nieto, porque ‘necesitamos del profesionalismo de la Marina y el Ejército para enfrentar el problema de la inseguridad y la violencia’, como lo ha dicho AMLO. ¿Y entonces? La pregunta no es si es correcto o no “militarizar” al país, sino para cuándo se tendrá una policía calificada. ¿Nunca señor Presidente?

Está Usted informado. 

www.politicaaldia.com, Facebook: Política al Día, @PoliticaalDiapoliticaaldia@hotmail.com

Botón volver arriba
Shares
Cerrar
Cerrar