jueves, diciembre 2, 2021

El Covid-19 exhibe a la 4T

 O  P  I  N  I  O  N

Por Mario Javier Sánchez de la Torre.

    A pocas semanas de haber iniciado el decepcionante gobierno de la mal llamada cuarta transformación, comenzaron los comentarios en la mayoría de los ámbitos de este país, sobre lo mal que su dirigente espiritual y creador estaba haciendo las cosas.

    Situación que desde entonces se ha venido repitiendo en la mayoría de los sectores sociales y como es normal en los medios de comunicación, que son en los países democráticos, como lo es México, a través de los cuales se expresan la mayoría de los ciudadanos.

    Acción de los medios de comunicación que desgraciadamente y sin razón han causado la molestia de Andrés Manuel, con lo que ha mostrado su faceta de antidemocrático y de intolerante, que son conductas típicas de todo dictador.

    Por lo que, desde el púlpito que ocupa a diario en las desprestigiadas mañaneras, enfermizamente se ha dedicado sin razón a atacar a los medios de comunicación, en un principio solo a los de este país, pero ahora también a los de otras naciones.

    Ataques sin sentido, poco inteligentes, y perversos. Pues en estos nunca hay fundamentación en hechos verdaderos, menos con lógica y obviamente sin apoyo de ningún tipo desde el punto de vista jurídico. Solo son ocurrencias, como es lo normal en su forma de pensar y gobernar.

    Pero de unas semanas a la fecha, desde la aceptación oficial por parte de las autoridades gubernamentales mexicanas de la aparición de la pandemia del COVID-19, en el territorio nacional, la situación para el desgastado Andrés Manuel ha cambiado. Sí, ha cambiado, pero para mal. Pues desde antes que aceptara la existencia de este virus en otros países, sus declaraciones fuera del territorio mexicano causaban expectación, preocupación y risa. Pues en el ámbito internacional viendo lo grave de lo que se estaban viviendo en diferentes países, el mexicano, invitaba a no guardar ninguna de las recomendaciones que estaba haciendo la Organización Mundial de la Salud (OMS), e irresponsablemente, decía llevar a cabo todo lo contrario, como abrazarse, salir de paseo en familia a lugares públicos, etc.,

    Pero para su desgracia de, el COVID-19 no solamente llegó, lo alcanzó, sino que también ya lo rebaso y está comenzando a aplastarlo (como si fuera la curva de cómo va la pandemia) políticamente dentro y fuera del país.

    Pues todo aquello que decía: de que estamos preparados, tenemos los recursos necesarios para enfrentarla, no se preocupen. Desapareció. Pues lo único que vemos en los hospitales del sector salud, es que los pocos médicos y personal que hay para enfrentar la enfermedad, no cuenta con el equipo necesario para protegerse y poder atender como debe ser a los contagiados. No hay el número de respiradores que se requieren, de medicamentos, de camas, en otras palabras, no se tiene el equipo médico necesario para poder trabajar y además se han detectado actos de corrupción, como lo sucedido recientemente con la compra de respiradores que la delegación del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) del Estado de Hidalgo, estaba realizando al hijo de uno de sus más cercanos colaboradores, Manuel Bartlett Díaz, titular de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), con un gran sobreprecio.

    A lo que hay que agregar, la cantidad de mentiras que a diario tiene que salir a decir a los medios de comunicación, nacionales y extranjeros con cifras irreales, el tonto que encontró y nombro vocero oficial.

    Como puede apreciarse, después de varias semanas de haber tenido que aceptar la realidad que estaba negando, las cosas para México y los mexicanos van mal, muy mal. Y el único responsable es él. Lo que ahora, casi a diario, revisando la prensa internacional, se encuentra, por medio de comentarios sobre México y la forma en que el gobierno está ocultando la información sobre lo que realmente está sucediendo. Bástenos citar como ejemplos, los mismos diarios internacionales que Andrés Manuel en base a su gran criterio informativo, cultura y ética ha descalificado: El País (España); The New York Times y The Washington Post (Estados Unidos de Norteamérica).

    Medios de comunicación con gran influencia no solamente en sus países, también en el mundo y que realmente forman opinión. Opinión nada favorable para el tabasqueño, que es lo que lo molesta. Pero después de todo lo que ha destapado esta pandemia del COVID-19, sobre cómo la está enfrentando el desprestigiado López Obrador, que se puede decir. Usted qué OPINA, estimado lector. Hasta el miércoles. [email protected] (Fech. Púb. Lun. 18-mayo-20)

Lo último

Columnas