miércoles, mayo 18, 2022

Ahued, cimbró al país

Línea Política 31 de julio del 2020…Agustín Contreras Stein.

A DIFERENCIA de otro político ampliamente conocido, que en su tiempo ofreció cimbrar al país con sus declaraciones, Ricardo Ahued Bardahuill, lo hizo en la propia tribuna del Senado, donde ocupa un lugar bastante destacado, pero diciendo la verdad y ofreciendo con pruebas contundentes lo que significa ser un verdadero político comprometido con su pueblo.

El Senador Ricardo Ahued Bardahuill, dejó claro y preciso que cumplió cabalmente con su cometido durante su estancia al frente de la Dirección General de Aduanas, donde el Presidente Andrés Manuel López Obrador, lo envió para poner orden en esa importante área.

Ahued Bardahuill, reconoció que es difícil terminar con la serie de irregularidades en Aduanas, donde dijo que hay cantidades importantes de recursos que rondan alrededor de quien está ahí y tiene que tener mucho carácter y una moral muy alta para no caer en actos de corrupción.

Ahued, se dirigió a sus compañeros del Senado, a quien les hizo ver que no los defraudó cuando estuvo en el cargo que el mandatario nacional, le confirió, como tampoco defraudó, consecuentemente, al pueblo mexicano, porque su actuación fue honesta, luego de aclarar que la corrupción no se combate con mandato presidencial, ni por partidos políticos, ni por religión, sino sencillamente, con la  aplicación de los principios de la educación y la propia formación.

El Senador Ahued, fue directo y habló de la educación, que es la única forma en que se fortalece la lucha contra la corrupción. Dijo que él la llevó ahí, a la Dirección General de Aduanas, consciente del peligro que esto significaba para él mismo. Al volver a su posición de legislador federal en el Senado, agradeció a su partido y a las demás organizaciones políticas, haber aprobado su nombramiento, reafirmando que no los defraudó.

En su mensaje, Ahued, cimbró de verdad a todo el país, porque pudo hacerlo con la confianza de que ha sido y es uno de los políticos más honestos que se conocen en México, a quien nadie puede decirle que se ha robado algo o que ha influido para que actos de corrupción tengan lugar en los espacios donde ha tenido una responsabilidad oficial, ya sea por designación o por un cargo de elección popular.

Cuántos de sus compañeros Senadores, tuvieron que agachar la cabeza para no ser torpedeados por las palabras del legislador veracruzano, cuando en el recinto del Senado, expresó las verdades que hay en torno a la corrupción en México. Estuvo poco tiempo en Aduanas, pero suficiente para poder captar las grandes dificultades que se presentan para llevar adelante el proceso de combate a la corrupción, misión, que como él mismo señaló, fue un encargo del propio Presidente de la República.

Pero más allá de todo lo expresado ante los Senadores del país, Ahued Bardahuill, dejó muy claro que la corrupción no se combate con otros instrumentos que no sean la educación y la propia formación del ser humano. Lo dijo directo, tan directo que él mismo aseguró que estos valores se conciben en el seno familiar, se maman en casa y él los mamó muy bien, como diciéndoles a sus compañeros de Senado, que cada quien está en el lugar que le corresponde de acuerdo a las enseñanzas de la familia. Esto retumbó, sin duda, en todas las paredes del Senado, e hizo encoger de hombros a muchos que ahí están, pero sin que hayan llegado con el honor y la enseñanza familiar.

Por eso, Ahued, si tuvo el valor suficiente para hacer cimbrar al país, no precisamente con declaraciones amenazantes, sino con precisiones honestas que solamente un hombre de su talla puede hacer y no precisamente en la banqueta o en cualquier otros lugar, sino exactamente en la tribuna más alta del país, es decir, la del Senado de la República, donde lo escucharon muy bien los presentes y todos los ausentes, porque este mensaje tiene el valor suficiente como para poder compararlo, cada uno en su tiempo y espacio, y con el tema y circunstancias diferentes, con aquél discurso de quien fuera Senador de la República, Belisario Domínguez, quien se enfrentaba al poder del usurpador Victoriano Huerta.

En este sentido, bien valdría la pena que los propios Senadores de la República, entendieran plenamente el significado de las palabras del Senador Ahued, donde faltó, solamente, que el legislador veracruzano, les pidiera, como el ex Senador de la República, Belisario Domínguez,  corresponder a la confianza con que la patria los ha honrado, diciendo la verdad y no dejándola caer en el abismo que se abre ante sus pies.

                                                              ———————-

¿DONDE QUEDA LA JUSTICIA EN VERACRUZ.?

CORRE EL RUMOR y más valdría que no fuera cierto, que los nuevos magistrados que obtuvieron el visto bueno para comenzar a ejercer sus funciones en el Tribunal Superior de Justicia, no tienen el aval de la moral, ni los conocimientos necesarios para ser parte fundamental de la aplicación de la justicia en Veracruz.

Se dice que tales nombramientos, se dieron a raíz de la propuesta gubernamental, donde no se conocieron, esencialmente, los perfiles de quienes ahora serían presentados al Congreso, para su validación.

Si esto llegara a demostrarse, cabría bien la pregunta, sobre el destino que tiene la justicia en la entidad, donde los veracruzanos, se merecen una verdadera aplicación de los principios jurídicos para obtener la plena garantía de que se está respaldando seriamente y con pleno conocimiento la aplicación del derecho en su máxima expresión.

La justicia, por ahora, ya está en manos de personas que forman parte de un partido que pretende, por todos los espacios del poder en Veracruz, adueñarse de lo más esencial para los ciudadanos, que es buscar, permanentemente, que se les dé a cada quien lo que le corresponda, como un principio fundamental de la verdadera aplicación de la justicia. Con política, no se hace justicia, se juega con la justicia.

                                                                ——————–

¿Y LOS ACTORES POLÍTICOS DEL ESTADO?

YA NO SE OYE A NADIE reclamar las injusticias, tampoco señalar valientemente los errores del gobierno, las malas acciones de la propia administración pública y el proceder de cada funcionario.

Son, propiamente, los medios de comunicación los únicos que se la han jugado en los recientes tiempos, a quienes se les ha dejado toda la responsabilidad de velar por esta patria chica que es Veracruz, porque la misma sociedad, se ha quedado ciega y callada, ante las constantes humillaciones que recibe del gobierno.

¿Dónde están los actores políticos del pueblo?

¿Dónde están los que siempre buscaron ser protagonistas en la vida política de Veracruz?

¿Dónde están los que siempre se dijeron defensores de todos los veracruzanos?

No se ve a nadie y es por eso que los mismos gobernantes hacen lo que quieren, desde la desaparición de las instituciones hasta la apropiación de la voluntad de sus gobernados.

Mal andamos, mal caminamos por estos senderos del Estado, y del país.

                                                            ———————-

Y EL LUNES, aquí nos encontraremos, si otra cosa no sucede.

NUESTRO CORREO: [email protected]

Lo último

Columnas