lunes, enero 24, 2022

Alfonso Romo, llanero solitario

Relacionados

El Jefe de la Oficina de la Presidencia, Alfonso Romo, no encuentra la cuadratura al círculo pues se enfrenta a la cada vez mayor desconfianza de sus congéneres, los empresarios, respecto del gobierno al que sirve y a la política de anacrónico nacionalismo implementada por su jefe, el presidente de la república. Romo ha venido perdiendo capacidad de gestión y de interlocución con los empresarios porque les ha asegurado la aquiescencia gubernamental hacia la inversión privada pero más tarda en decirlo que en ser desmentido por las agresivas expresiones desde las mañaneras referidas a los empresarios. Romo parece desesperado y dice: «poner obstáculos a la inversión, es traicionar el combate a la pobreza, y la historia nos lo reclamará si no lo hacemos correctamente» (pero) “algo está sucediendo que no nos estamos comunicando bien o no nos estamos escuchando bien”, en sutil referencia a la evidente confrontación de visiones encontradas al interior del gabinete. De eso a tirar la toalla hay solo un pequeño trecho.

Lo último

Columnas