domingo, diciembre 5, 2021

Contra Covid, decisiones prácticas

Línea Política 30 de octubre del 2020…Agustín Contreras Stein.

EN MEXICO, se tiene que olvidar, por el momento, si el Gobierno no actúo a tiempo, dejó de hacer lo prudente, o cuando menos permitió que pasara como Juan, por su casa, al virus denominado Covid-19, cuando se dijo que esta pandemia, ya estaba en tránsito desde Wuhan, China, donde se originó, hacia los demás territorios del mundo. Ya habrá tiempo suficiente para poder enjuiciar al Presidente, o cuando menos señalarle este tremendo error, parte de la suma cotidiana de los mismos que se cometen diariamente.

Ahora, lo más importante es detener el avance de la enfermedad, tanto con los remedios caseros, como por las recomendaciones del sector salud, en nuestro país, después de que se tiene noticia de la cifra escandalosa de fallecimientos y que muestra, una vez más, el desinterés oficial para poder cumplir con esta prioritaria tarea gubernamental.

El gobierno, por lo visto, se la ha pasado distrayendo al pueblo con diversas estrategias políticas, para que no impacte su falta de acción entre el pueblo al que se le ha llamado bueno. Está claro que los más de noventa mil muertos que ahora ha generado esta enfermedad, es, en gran parte, responsabilidad directa de quienes tienen en sus manos la responsabilidad de vigilar la salud de todos los mexicanos.

Esta es la fecha, después de ocho meses que se hizo presente esta pandemia en el territorio nacional, que no se han dispuesto de los mecanismos de salud y legales para poder contrarrestar sus efectos, sino al contrario, se procedió a llevar, solamente, una contabilidad diaria de los fallecimientos, pero no de los esfuerzos que tuvieran el objetivo de prevenir la dispersión de los contagios. La falta de interés o del conocimiento, han hecho que todo el país se encuentre ahora en condiciones muy difíciles para enfrentar el virus y las consecuencias derivadas de su presencia en nuestras vidas.

Es necesario, por lo tanto, que el gobierno deje sus caprichos y necedades y se dedique, en cuerpo y alma, al cuidado de la salud en todo el país, pues esta labor es prioritaria, así se cree por todos, ante otras obras onecesidades que padecen los mexicanos desde hace muchos años. Es necesario darle la importancia que merece el estar bien, para poder trabajar y hacer que todos tengan la oportunidad de poder subsistir, pues sin salud, no hay razón más poderosa que se pueda anteponer a cualquier proyecto material o político.

El gobierno, debe tomar las decisiones que le correspondan, sin afectar, desde luego, las propias garantías del ciudadano. Dictar las medidas que sean prudentes y consensadas entre un verdadero equipo de colaboradores que se dediquen exclusivamente a atender y seguir, paso a paso, esta pandemia. Los demás proyectos que tanga en estos momentos el gobierno, deben cancelarse o bien suspenderlas con la finalidad de que los recursos económicos se canalicen hacia el objetivo principal de enfrentar la devastadora acción de la enfermedad.

Hay muchas medidas y mecanismos, que dentro de la ley, se pueden aplicar directamente a la ciudadanía para evitar que la calamidad siga avanzando, pues se trata de un asunto de interés general y que pone en grave riesgo la estabilidad política, económica y social de nuestro pueblo. Por ahora, los proyectos presidenciales y gubernamentales, en las diversas entidades, deben quedarse para mejores tiempos, es decir, que toda la atención debería estar puesta directamente en los daños que esta enfermedad ha generado.

El gobierno puede y debe obligar a los ciudadanos, con el debido consentimiento del órgano legislativo, en el ámbito federal, a seguir estrictamente las medidas dictadas por el sector salud, aplicando, incluso, las sanciones que temporalmente dicte, para este caso, la misma representatividad popular, vigilando que no haya exceso de poder en estas acciones, pues entonces podrían entrar en acción las garantías constitucionales que permanecerían por encima de cualquier medida temporal que se decrete.

El gobierno puede y los ciudadanos también pueden, solamente se requiere de un mínimo de voluntad en ambas partes, sin que haya afectaciones directas al derechohumano de cada mexicano, pues éste es lo último que se debiera tocar.

                                                               ———————-

MANUEL HUERTA, LA IMAGEN.

AUNQUE ES UNA SENTENCIA popular que proviene del pasado, sigue estando vigente en nuestros tiempos, es decir, aquella que dice “Como te ven, te tratan”, por lo que es conveniente que Don Manuel, este hombre al que se le ha encargado por el gobierno federal, una misión de suma importancia en el Estado, cuide su imagen política, pero al mismo tiempo, su presencia personal.

Se tiene entendido que Don Manuel Huerta Ladrón de Guevara, ha sido puesto en la mira y en la lista de aquellos políticos de ahora que suspiran por la candidatura a la gubernatura del Estado, claro, en el momento en que lleguen estos tiempos, debido, principalmente, a la función que desarrolla, la cual, para muchos es equiparable a la de un Gobernador del Estado.

En ese sentido, no está bien, que su imagen personal se mantenga descuidada, alejada del buen vestir y de una debida forma de expresarse. A todos nos parece bien observar a un funcionario pulcro, atento y respetuoso, pues es parte del perfil que se busca, muchas veces, para ponerlo al frente de una enorme responsabilidad como es la gubernatura del Estado.

Vienen tiempos de lucha política, donde la imagen pública, es sumamente importante para los efectos que se buscan, donde los ciudadanos se convierten en verdaderos observadores, con objetivos políticos, pero también sociales y ante todos tiene que haber una respuesta efectiva, no tan solo de un trabajo bien desarrollado, con resultados importantes que avalen su posible aspiración política, sino también con una presencia adecuada, aquí y en todas partes, como parte del oficio que se desempeña.

En este sentido, los tiempos no cambian y suelen ser exigentes para todos, pero de manera más importante para quienes se mueven en el escenario público de la función política.

Y si no lo cree, que pregunte.

                                                              ———————

HECTOR MANUEL RIVEROS, CUIDADOSO.

Y HABLANDO DE FUNCIONARIOS atentos, que cuidan bien su imagen,  no podemos dejar de mencionar a uno de ellos, el cual se desempeña como Comisionado del Instituto de la Policía Auxiliar y Protección Patrimonial para el Estado de Veracruz, es decir, Héctor Manuel Riveros Hernández, que pese a las tareas que tiene, mantiene una presencia pública adecuada y muestra siempre el importante valor que tiene el respeto por los demás.

Aunque discreto en sus funciones públicas, como se ha conducido siempre, permanentemente es mencionado como uno de los colaboradores del Gobernador Cuitláhuac García Jiménez, que está dando excelentes resultados en las funciones que se le han encomendado.

Cierto es que su trabajo está relacionado con las tareas encomendadas de proteger los bienes y personas, así como intereses del sector privado, ya que la corporación  policiaca a su cargo tiene esta función esencial y prioritaria, pero sin dejar al margen el compromiso que tiene con la sociedad, con la cual, en su calidad de servidor público, tiene que atender, pues forma parte del encargo general de velar por la seguridad de todos los veracruzanos.

Héctor Manuel Riveros Hernández, es parte del equipo gubernamental que ha sabido responder a los lineamientos generales, que en materia de seguridad, tiene el propio Estado.

                                                                 ——————–

Y EL LUNES, aquí nos encontraremos, si otra cosa no sucede.

NUESTRO CORREO: [email protected]

Lo último

Columnas