jueves, diciembre 2, 2021

El sentido de cooperación de Javier Duarte

Desde el Café 

Bernardo Gutiérrez Parra 

El 16 de julio de este año llegó a México extraditado de España el ex director de Pemex Emilio Lozoya, para alegría del presidente López Obrador que al día siguiente declaró: “Acerca de esta extradición es algo muy importante porque ayudará a que se estigmatice a los corruptos, para que haya vergüenza y nunca más se vuelvan a cometer saqueos y esto impulse el fin de la corrupción”. 

Andrés Manuel pensaba que Lozoya traería kilos y kilos de acusaciones debidamente sustentadas que llevarían a la cárcel a decenas de ex funcionarios corruptos. Y que esas acusaciones servirían como caja de resonancia contra el Covid, su pésima política económica y el desempleo. Pero…

En agosto, Lozoya declaró ante un juez y embarró a 17 ex funcionarios, entre ellos al expresidente Enrique Peña Nieto y al ex secretario de Relaciones Exteriores Luis Videgaray. Dijo que recibió más de 10 millones de dólares de la empresa Odebrecht para financiar la campaña presidencial de Peña Nieto y para comprar votos de legisladores a fin de que aprobaran la Reforma Energética.

El escándalo mediático puso feliz a López Obrador y todo iba bien hasta que el juez le dijo Lozoya: “Muy bien, ahora presénteme las pruebas de esas acusaciones”. Y ahí fue donde la puerca torció el rabo porque es la hora en que no ha presentado ni una hoja de papel que incrimine a los señalados.

Por su parte, el ex director de Odebrecht en México, Luis de Meneses Weyll, dijo al diario El Universal que sobornó a Emilio Lozoya con 10millones 500 mil dólares para que entregara contratos de Pemex a Odebrecht, y no para financiar ninguna campaña presidencial o comprar votos de legisladores, como aseguróLozoya.

Es decir, ese dinero fue un soborno íntegro para Emilio. 

De Meneses indicó que lo único que entregó Odebrecht para una campaña fueron 500 mil dólares a la campaña de Javier Duarte en Veracruz y se ofreció a comparecer ante las autoridades mexicanas para rebatir a Lozoya. Pero el Fiscal Alejandro Gertz Manero extrañamente no lo ha mandado llamar. (Es importante señalar que cuando Duarte se enteró del señalamiento lo negó. Otra respuesta hubiera sorprendido). 

A raíz de una presunta orden de aprehensión contra Luis Videgaray el asunto se volvió a reavivar. Videgaray es acusado por la Fiscalía General de la República de traición a la patria porque según Lozoya, aceptó corromperse con dinero sucio, dinero que se repartió entre legisladores para que votaran por la reforma energética. Además de financiar campañas del PRI.

Pero el juez desechó la acusación porque lo que dijo Lozoya, en caso de ser cierto, sería colusión, soborno, cohecho o corrupción. Nunca traición a la patria como lo debe saber el Fiscal Alejandro Gertz Manero que es doctor en derecho. 

Y en esas estábamos cuando del Reclusorio Norte salió un tuit del ex gobernador veracruzano Javier Duarte que dice textual: 

“Desconozco las razones por las cuales Luis Meneses Weyll, exdirector de OdebrechtMéxico, está declarando falsedades en relación a los apoyos económicos que hicieron en favor de la campaña presidencial de EPN en el 2012”.  Y es que según Duarte, al menos EPN sí recibió dinero de Odebrecht. 

“Para prueba un botón: En 2012 siendo ya @EPN Presidente electo de México realizó una gira por Sudamérica y uno de los puntos que visitó fue Sao Paulo en Brasil. Estando en esa ciudad estuvo en casa de Marcelo Odebrecht. Ahí me llamó vía telefónica para solicitarme (instruirme) que acelerara todos los trámites y obras que el gobierno del estado de Veracruz tuviera pendiente para que Etileno XXI pudiera arrancar lo antes posible ya que él tenía un compromiso muy grande con estas personas por el apoyo que había recibido para su campaña presidencial. 

“Tengo la disposición de declarar todo lo que me consta en este caso ante la autoridad correspondiente SIN la necesidad de solicitar ningún criterio de oportunidad o beneficio alguno, lo hago simplemente con la intención de aclarar y apoyar en la investigación de este caso y sobretodo que se sepa la verdad”.

Es evidente que alguien de allá arriba le ordenó que alborotara un poco el hormigueroporque como acusador, Lozoya está resultando un fiasco. Aunque sería bueno que lo pongan frente a De Meneses a ver si sigue sosteniendo que no recibió de Odebrecht 500 mil dólares para su campaña política. 

Pero ya que anda tan cooperador por qué no “apoya en la investigación para que se sepa la verdad” sobre el destino de 33 mil millones de pesos del erario veracruzano, sobre las empresas fantasma que brotaron como hongos en su administración y da a conocer los nombres de los sujetos y sujetas que le ayudaron en el desfalco y que hoy gozan de libertad.

Y abusando de su sentido de cooperación,bueno sería que diga lo que sepa sobre los desaparecidos y los periodistas asesinados en su sexenio, además de los desfalcos al DIFestatal. 

Y para que la cosa sea pareja, aquí también sería sin necesidad de que solicite criterio de oportunidad ni beneficio alguno. 

[email protected]

Lo último

Columnas