jueves, diciembre 2, 2021

La mafia de Morena

Los Políticos

Salvador Muñoz

A lo mejor está mal mi percepción, pero pareciera que en Morena, si hay odio, se desenvuelven mejor en “sus actividades”, y no nos referimos a los argumentos esgrimidos en las redes sociales cuando se trata de defender a Ya Saben Quién, no… hablamos del ejercicio de poder motivado por revancha, venganza… y si es contra uno de casa, ¡mejor! basta acá en Veracruz poner algunos ejemplos…

El juarismo en su máxima expresión (a mis amigos, justicia y gracia; a mis enemigos, en seco… o algo así) bien podría enfocarse en el diputado Erik Aguilar López, donde la Ley para el enemigo se lleva al extremo, tan así, que hoy ya no tenemos “Diputaco”, quien de ser Moreno, en sus acciones se pintó de azul. Equiparémoslo con el caso Manuel Huerta: ¿Qué delito parece más grave? Resistencia de particulares, ejercicio indebido del servicio público y abuso de autoridad o violación.
No acuso a nadie, sólo señalo lo que le imputaron a uno y lo que le imputan a otro.

Se acuerdan de la secretaria del Trabajo, Guadalupe Argüelles, quien con todo y sus asuntos de influyentismo en favor de su familia, apenas si se le movía un cabello… el asunto se torció cuando su esposo Gonzalo Vicencio pretendió ser dirigente del partido. Entonces, les detienen al hijo en circunstancias incómodas, para unos; “chidísimas”, para otros… luego, vino la renuncia de la señora…

Qué decir de la misma Sofía Martínez Huerta, hasta hace unas semanas Presidenta del Poder Judicial, hasta que le dieron “golpe de estado”… previo a esto, le sacaron más trapitos al sol que propiedades a un nopal.

Morena se comporta como una mafia donde el enemigo está enfrente y en donde no se perdona “la traición” o “la deslealtad” en la mafilia… digo: la familia… o lo dijera con mayor precisión Darth Vader: “Si no estás conmigo, eres mi enemigo”.

Podemos hablar, pues, que esta “Mafia” está conformada por tribus que llegan a acuerdos para llevar la fiesta en paz, donde quizás no se traguen pero saben y entienden que se tienen que masticar porque tienen un fin común: mantenerse en el poder.

Hay dos casos interesantes que de seguro, en su momento, han de darme respuesta las acciones de Morena: Maleno y Ahued.

El diputado Maleno Rosales Torres, en Veracruz, ha roto en tres ocasiones el círculo fuerte que rodea a Morena en el Gobierno de Veracruz… lo ha retado, lo ha expuesto, lo ha exhibido con nombres y apellido… a tal grado que fue expulsado del mismo partido… no sé si se la perdonaron…

Hasta el momento, aparentemente, lleva la fiesta en paz… más adelante quién sabe… digo, tiene que voltear a ver a sus camaradas hoy en situaciones adversas a como llegaron al poder…

En el caso del senador Ricardo Ahued, hay que dejar en claro algo: no tiene cabida en ningún grupo de Morena y sin embargo, incomoda por dos detalles que acompañan al xalapeño:

1.- Al menos en Xalapa, quién sabe en el resto del Estado, es visto como el Gobernador que se hubiera querido o se quiere tener, por la imagen que ha sabido proyectar de su trabajo político. ¡Vamos! Hasta hace unos meses, con razón o sin ella, con argumentos o sin ellos, con lógica o sin ella, con la ley en la mano o sin ella, ¿¡no hasta se habló de la posibilidad de que subiera al primer cargo en lugar de Cuitláhuac, o en su defecto, hasta ser el segundo al mando en lugar de Bola 8…!?

Agotada esta posibilidad, hay quienes le ven tamaños para el 2024 aunque a estas alturas, ya no se sabe si sería por Morena, por una razón simple: está más que claro, que tanto los grupos en el Poder como en el Altiplano, no les interesa la materia gris de sus militantes en el poder, basta con que más o menos sepan leer lo que les escriban y alzar el dedo… su misión es la sumisión, y si no, pues que nos cuente El Diputaco, Guadalupe, o Sofía… Ahued no encaja en Morena para el 2024 y si sus aspiraciones en un momento dado se enfocaran en ese año, creo que tendría que empezar a buscar otro partido que le permita la libertad de pensamiento, porque la mafia de Morena simplemente no le permitirá ir más allá de lo que ahora tiene…

[email protected]

Lo último

Columnas