miércoles, diciembre 1, 2021

La moda de los testigos con cola

Relacionados

Javier Duarte de Ochoa forma parte de la narrativa de este país, su papel se inserta en el segmento más dramático de nuestra historia como sociedad, pues es personaje propio del capítulo dedicado a la corrupción, para mala fortuna de los veracruzanos uno de los más caracterizados por sus políticos. Pero Duarte, solo, merece varios capítulos pues él mismo ha sido traicionado por uno de sus cómplices, Tarek Abdalá, quien se acogió a la figura de testigo protegido para evitar la cárcel a cambio de despepitar las travesuras duartianas. En su etapa de político, Duarte escuchó el canto de las sirenas y sintió haber llegado a la cúpula del poder por el meloso trato de sus superiores políticos, ilusamente creyó en méritos propios cuando las deferencias eran para sustraer dinero del erario veracruzano y entregarlo en el círculo político del más alto nivel. Se siente traicionado y abandonado, acaso sea ese sentimiento lo que le impulsa a ofrecerse de “soplón” en el caso Odebrecht contra Peña Nieto. Claro, de paso podría informar acerca del viaje que hiciera a Brasil Fidel Herrera en 2010 para entrevistarse con Marcelo Odebrecht y abundar sobre su viaje a Bahía en 2011 como lo demuestra la fotografía con el mismo personaje que difundió sobre ese viaje.

Lo último

Columnas