jueves, diciembre 2, 2021

La rebatiña partidista en Veracruz

Astrolabio Político

Por Luis Ramírez Baqueiro

“La adversidad vuelve sabio al hombre.” – Lucio Anneo Séneca.

Hacer política en Veracruz puede tener quizá varias formas, varias vías, hay quien ha destacado en el ámbito político siendo un reconocido gestor social o líder sindical, más aún se recuerdan grandes liderazgos magisteriales que en su momento se canalizaron hacia la vida política estatal mediante su adhesión por la vía institucional a un partido político.

En los estertores del 2020, Veracruz vive muy a su estilo nuevamente diversos conflictos político-partidista, que valen la pena analizar.

En primera instancia, en el PAN la confronta entre los grupos por el control del partido y el reparto de candidaturas se da con la pugna entre los viejos y recalcitrantes militantes albiazules contra el grupo del Estero –Los Yunes de Boca del Río-.

Ahí la pugna entre Joaquín Rosendo Guzmán Avilés y el clan Kennedy región Boca está que saca chispas; mientras unos intentan asirse del poder de sus bastiones, el grupo afín a la dirigencia estatal pretende jugarla con el clan del senador Julen Rementería y su vástago Bingen para la alcaldía, sin importar que bajo ese argumento debilitan la unidad del partido y exponen la posibilidad de retornar al poder en 2021 y 2024.

Por otro lado, en el Revolucionario Institucional (PRI), asuntos de orden interno, provocan diferendos con base en el intento de hacer respetar el derecho de las militantes a ser parte crucial en la toma de decisiones para la designación de candidaturas.

Quizá por ello, un juicio de protección de derechos político electorales por presunto uso de violencia política de género creó ruido sobre posibles roces entre el actual dirigente Marlon Ramírez Marín y la presidenta del OMPRI Veracruz, Yolanda Lagunes.

Nada más lejano de la realidad.

El origen de esto fue que la Comisión de Procesos Internos nombró su Comisión de selección de candidatos sin haber incluido dentro de ésta alguna representación de sectores u organizaciones.

La responsable de dicho hierro fue la Secretaria General del partido- que no ha demostrado más que ser solidaria con ella misma y su grupo- junto con sus auxiliares de la Secretaria General.

Esto molestó mucho a los sectores en particular a Yolanda Lagunes, dirigente del ONMPRI porque se corre el riesgo de acaparar -para variar- las candidaturas. Mismo error que cometió el PRI en 2016, 2017 y 2018. Y eso desde luego pone en riesgo los espacios –candidaturas- para las mujeres.

Apenas este 27 de noviembre durante la inauguración del Foro Género y Participación Política: Estrategias para el Fortalecimiento y Liderazgo de las Mujeres, en el Comité Municipal del PRI en Xalapa, Marlon Ramírez Marín, se proclamó a favor de la integración de una comisión especial, que sea presidida por la presidenta del ONMPRI, para que se normen criterios y se trasladen a protocolos que permitan como partido identificar la manera de garantizar a las mujeres su posibilidad de participar en algún cargo de elección, sin que por ese hecho otra mujer se sienta vulnerada o excluida. Menudo espaldarazo, no creen.

Y bueno en Morena también se cuecen aparte el más reciente de todos los escándalos, se ha dado al filtrarse por ahí la supuesta versión de que la senadora Mónica Fernández Balboa, ex presidenta de la mesa directiva del Senado, vendría a Veracruz como delegada del CEN de este instituto político.

Y es que el más interesado de mover fakenews, es su falso dirigente en la entidad, Gonzalo Vicencio Flores, este sujeto que, a la más mínima oportunidad, desliza cuentos como que es él, el dirigente de ese instituto político, cuando eso no es así, pues las determinaciones de organismos como la malograda Comisión de Honor y Justicia esa que sancionó infructuosamente a Alejandro Rojas Díaz Durán en infinidad de ocasiones y a la que todo el tiempo le dieron palo por violar derechos políticos, emitió un falló diciendo que el debería asumir las funciones de presidente por haber ocupado la cartera de secretario general.

Solo que lo que no dice el chicontepecano es que su cargo terminó cuando se renovó la dirigencia nacional, pues la mentada Comisión de Honor y Justicia habrá de ser conformada por nuevos integrantes, dejando al tal Díaz Polanco sin chamba y como ideólogo del ala más radical de Morena, esa que no le convienen ni a México, ni al país.

Ya por ahí la misma senadora Fernández Balboa salió a desmentir, dejándolo nuevamente en ridículo, como acostumbra que lo dejen.

Así pues, un pequeño esbozo de cómo anda la política partidista en Veracruz, a ver qué nos deparan las y los políticos en próximas fechas.

Sextante.

Cuentan que en Naolinco de Victoria un aspirante a alcalde ya anda mostrando el cobre.

Resulta que, tras dejar la Coordinación de Giras del Gobernador Cuitláhuac García Jiménez, siendo esta la segunda vez en tan importante encargo –ya lo había sido del ex gobernador Fidel Herrera Beltrán-, Sergio García Barradas fue enviado a la jefatura de Servicios Generales de la Secretaría de Finanzas y Planeación (Sefiplan) para de manera discreta preparar el camino para su candidatura ahora por Morena.

Y es que este ex priista, se acomodó y en un lapso no mayor al mes y medio ya habría obtenido poco más de 13 millones de pesos para su candidatura, tan solo del contrato por la pinta de la fachada exterior de la sede de la Sefiplan.

Lo cierto afirman los habitantes de Naolinco es que el mismo García Barradas es quien habría deslizado el dato en sus recorridos por aquel municipio, lo que tiene muy ofendida a la población, pues aseguran nunca han hecho nada por beneficiar a los habitantes de la zona, como para ahora andar presumiendo de dónde sacó el recurso para su intento de malograda campaña.

Al tiempo.

[email protected]

Twitter: @LuisBaqueiro_mx

Lo último

Columnas