jueves, diciembre 2, 2021

Llegada de Biden le pega a AMLO

O P I N I O N

Por Mario Javier Sánchez de la Torre.

      Independientemente que la salida de la presidencia de los Estados Unidos de Norteamérica del republicano Donald Trump, pudiera considerarse como el inicio del fin de los nefastos gobiernos populistas y sus dirigentes en el Continente, el odio que generó entre los diferentes sectores y grupos étnicos de ese país, también se hizo patente a partir del momento que se conoció que Joe Biden era declarado presidente electo.

    Quien pasará a la historia de la Unión Americana como el presidente número 46 y que desde estos momentos se ha dado a la tarea de corregir el rumbo de su país, lo que ya demostró con las palabras que pronunció así: “No existen estados azules (color del Partido Demócrata) o rojos (color del Partido Republicano), solo existe los Estados Unidos”. A lo que agregó: “Quienes votaron por Trump, entiendo que estén decepcionados, yo también sé lo que es perder, pero hay que darnos una oportunidad, dejar el odio, hacer progreso juntos; no podemos tratarnos como enemigos, somos estadounidenses, es momento de sanar”

    Palabras que posiblemente sean el motivo por el que Andrés Manuel López Obrador (AMLO), no se ha atrevido a felicitar al Presidente Electo de los Estados Unidos (EU), aduciendo que todavía no es el momento oficialmente hablando, lo que se sabe no es así, pues ya un gran número de mandatarios de diferentes países del mundo lo han hecho.

Pues las palabras del Presidente Electo Norteamericano, aquí, en México, significan todo lo contrario a la política de divisionismo social que ha propicia desde el inicio de su sexenio, así como también de destrucción de las instituciones del Estado Mexicano y también tratar de destruir todo lo construido por la sociedad civil. Con su desprestigiada perorata matutina de culpar de todo al pasado y la corrupción, siendo que esta última durante sus casi 24 meses de gobierno ha crecido en forma alarmante, encabezada por algunos de sus familiares.

    Divisionismo que tiene su máxima expresión, propiciado solamente por Andrés Manuel, en el surgimiento de los 10 estados que forman la Alianza Federalista, que solamente reclaman atención de parte del Presidente de México para tratar los asuntos que afectan a todos los mexicanos y no solamente los problemas de los que habitan en las entidades gobernadas por los desprestigiados gobernadores emanados de su Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), que son los menos en el país. Pues hace ya más de 7 meses, que le han solicitado una audiencia y no los recibe, lo que motivó el nacimiento de la Alianza Federalista, para también tratar el injusto reparto de las participaciones federales, que él sabe es así, pues cuando fue Jefe de Gobierno del Distrito Federal, también se inconformó con la forma de este reparto y protestó al respecto, sólo que ahora ya se le olvido, posiblemente por su avanzada edad. Actitud similar que actualmente está llevando a cabo con la grave situación que están viviendo sus paisanos del Estado de Tabasco, con las inundaciones que suceden anualmente, pero que en este año 2020, segundo de su administración federal, se deben también en gran parte al mal manejo que está haciendo la Comisión Federal de Electricidad (CFE) en el manejo de las presas, que dirige su desprestigiado ex priista Manuel Bartlet.  Por lo que AMLO culpa ahora de lo sucedido a la corrupción del pasado, pero que en el año 2007 cuando era “luchador social” culpó a la CFE.

    Situaciones que ponen en evidencia la falta de sensibilidad política para tratar los asuntos que afectan a los grupos sociales más desprotegidos, como lo que está pasando en Tabasco y conocimiento de la problemática nacional. En donde deben de hacerse inversiones hidráulicas muy importantes, pero que no atienden y sí continúan gastando cantidades da varios miles de millones de dólares, en obras que son de dudosa utilidad como la refinería de Dos Bocas, el Tren Maya y el aeropuerto General Felipe Ángeles.

    Acciones que repercutirán en el proceso electoral que ya está en marcha, y que después de las dos derrotas contundentes de Morena en las elecciones pasadas en los estados de Hidalgo y Coahuila, seguramente les preocupan, por lo que a partir de estos momentos solamente veremos el manejo de los dineros públicos enfocados a la compra de votos a su favor a través de los desordenados programas sociales y becas, que no se sabe bien a quienes se entregan.

    Es por lo citado que se debe vigilar a fondo el proceso electoral que se efectuará el próximo 2021. Pues lo que está en juego, no son solamente las 15 gubernaturas, algunas alcaldías y congresos estatales, sino lo más importante la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión y con ello, la libertad del país y los mexicanos. No cabe duda que la llegada de Joe Biden a la presidencia del vecino país del norte, ha sido un acicate para el tabasqueño. Usted qué OPINA, estimado lector. Hasta el viernes, [email protected] (Fech. Púb. Lun. 9-nov-20)

Lo último

Columnas