domingo, diciembre 5, 2021

Más empresas fantasmas de la 4T; Benefak de Jesús Ramírez Cuevas, vocero de López Obrador; que no se atreva a decir que se acabó la corrupción

Que no se atreva a decir Andrés Manuel López Obrador que con la llegada de la Cuarta Transformación se acabó la corrupción en el país. Hace unos días se reportaba que el secretario particular de AMLO, Alejandro Esquer Verdugo, había contratado empresas fantasma, cuando nos enteramos este martes que tras una exhaustiva búsqueda en el SAT se descubrió que Jesús Ramírez Cuevas, encargado de Comunicación Social del gobierno federal, también contrató empresas fantasma. Cuando Ramírez Cuevas fue editor del periódico Regeneración, órgano informativo oficial de Morena, contrató a una empresa, Benefak SA, para la impresión del periódico. Pues resulta que la propietaria de Benefak, quien ha recibido millones de pesos de contrato, es una mujer de 38 años, de nombre DonajiCorrales Ramírez; una humilde mujer que vendía dulces a las afueras de una escuela y que por la pandemia anda vendiendo productos a sus vecinas para sobrevivir. Donaji Corrales se mostró sorprendida cuando la pusieron al tanto de eso. Jesús Ramírez Cuevas tendrá que responder a estos cuestionamientos, y el gobierno tendrá que investigar y en su caso proceder en contra de estos actos ilícitos. ¿O qué? ¿Van a exculpar a Ramírez Cuevas como lo hicieron con Pío López Obrador?

¿A qué vienen los 400 pueblos? Su hijo toma el trono desnudo del padre. Los veracruzanos ya saben que son delincuentes, nadie los apoya

Murió César del Ángel, el líder de los 400 pueblos y el hijo toma el trono de cuero, el trono desnudo de un delincuente que hasta el último día d su vida respiró vileza. César del Ángel fue un delincuente con fuero en los gobiernos de Fidel Herrera y de Javier Duarte; hizo lo que se le pegó la gana y recibió millones por montar su espectáculo denigrante. Los 400 pueblos fueron instrumento de venganza, de presión. Se alquilaban para dañar reputaciones, para dañar la moral de la gente. Pagaban a niñas y niños para que se desnudaran y mostraran su miseria; explotaban a ancianos, a quienes les robaban la dignidad. Ahora, después de una confortable ausencia, regresan a Xalapa. ¿A qué? Piden cárcel para Yunes Linares y justicia para César del Ángel. En los reclamos que hacen se puede advertir quién los alquiló, quien les paga; porque ellos no se mueven a menos que les paguen. Sabemos que la misma esencia que hay en los 400 pueblos es la que domina las oficinas de la Secretaría de Gobierno. Póngale usted un taparrabos a Éric Cisneros y de inmediato se mimetizará con los 400 pueblos. ¿Quién los patrocina? Alguien igual a ellos. 

¿Las inundaciones en Tabasco? Que me denuncien por ello “a mi esa demanda me da risa”, dice Manuel Bartlett el risueño

No ha de ser fácil sacarle una sonrisa a Manuel Bartlett, director de la Comisión Federal de Electricidad. De su rostro serio de tótem sólo brota un gesto de desagrado. Pero hay algo que sí le saca una sonrisa a Manuel Bartlett, que lo acusen de los daños causados por las inundaciones en Tabasco. La gente perdió sus bienes, personas perdieron la vida, los niños perdieron su futuro todo por el mal manejo de la presa Peñitas, pero eso a Manuel Bartlett le da risa; ¡qué divertido señor director? El mismo Bartlett sabe que hubo torpezas en el manejo del desfogue de agua de la presa Peñitas: “Hay gente que anda buscando a ver a quien le echa la culpa de sus torpezas, es todo lo que voy a decir”. Por supuesto, el habrá de defender que las torpezas no fueron de él. Es por ello que cuando se refiere a la demanda que piensa entablar el gobernador de Tabasco, Adán Augusto López, el señor Bartlett simplemente dice: “A mí esa demanda me da risa”. Pero, aunque la demanda procediera, ya sabe usted que, lo mismo que los gobiernos anteriores, ya hay una institución que limpia los honores de los funcionarios de la Cuarta Transformación.

Armando Ortiz ​​​Twitter: @aortiz52 ​​@lbajopalabra

Lo último

Columnas