miércoles, diciembre 8, 2021

¡Ya salió el peine!…

Opiniones y Comentarios

Julio Ricardo Blanchet Cruz

[email protected]               

El día último del año 2002, siendo Gobernador de Veracruz Miguel Alemán Velasco, una explosión de juegos pirotécnicos en el Puerto destruyó el mercado Hidalgo, dejando casi 30 muertos y un pequeño que nunca apareció…

De inmediato las autoridades de la VI Región militar se hicieron cargo de la situación.  Pero contrario a lo que se acostumbra en todos los casos de desastres, el Gobernador, junto con los secretarios con los que viaja para darles órdenes, nunca se paró por ahí… 

Cuando los compañeros de la Prensa le preguntaron a Miguel Alemán el por qué no había ido a supervisar las acciones de rescate, respondió que él no era bombero; que su presencia, lejos de apoyar, estorbaría…

Y cuánta razón tenía.  Porque llegan a dar instrucciones de lo que no saben y trastocan todo.  Los helicópteros de rescate no pueden despegar para no interferir con la llegada del Mandatario…

Y en lugar de trabajar, el personal se tiene que esperar para salir en la foto con el Presidente o el Gobernador, dándoles la mano a todos y agradeciéndoles su valiosa cooperación.  Pero eso es todo…

En cuanto se dan la media vuelta, las cosas siguen como antes de su llegada y todo lo que les prometió a los damnificados, pues ya sabrán.  Lo crean o no, todavía hay damnificados del terremoto del 85…

No falta -y es clásico- que en las inundaciones, los mandatarios se metan al agua,  cuando mucho hasta las rodillas ¡claro! pero más tardan en subirse al vehículo en que viajaban, que se quitan lo mojado y se ponen ropa seca.  Solo para la foto; como acertadamente lo dijo el Presidente López Obrador

Y si encima de todo, dado su estado de salud no es de lo mejor; más el ajetreo de vida que se trae para arriba y para abajo.  En el mejor de los casos al Presidente le puede dar un buen reuma…

No hablo de que el peligroso bicho lo contagie, porque a los importantes, a los ricos y famosos, solo les da por unos días y luego-luego se curan -lo que no deja de ser sospechoso- y menos de que el bicho se lo lleve al otro mundo.  Eso ni pensarlo.  Y luego a quien vayan a poner en su lugar…

Sin embargo, si de por sí se sospecha que ya fue contagiado, pero que fue asintomático; agravado con lo que ahora dicen los sabios: que quienes han sido infectados quedan con lesiones cerebrales…

Y peor, pues según la BBC de Londres, los todavía más sabihondos de la escuela de medicina de la Universidad de Anglia Ruskin, en Cambridge, dicen que “los asintomáticos de pronto colapsan y mueren” -ya no saben qué inventar para seguir metiendo pánico a la borregada-…

Pero esperamos que nada de eso le suceda al Presidente; finalmente hizo muy bien en no andarse mojando.  Porque si se enferma, nos va a dejar a los mexicanos al garete sin saber qué derrotero tomar sin sus “mañaneras”…

Sin muy cambiar de tema…

Respiradores, ¡antibióticos!, antiinflamatorios potentisimos como la cortisona y tomas secretas como las que le dieron a Trump; todo iba bien, el negocio iba caminando de maravilla…

Hasta que se comenzó a difundir que el Dióxido de cloro, que se usaba desde hace tiempo y todavía se utiliza para potabilizar el agua, combatía eficazmente al coronavirus…

Entonces, extrañamente se desató una campaña en contra del Dióxido de cloro, en la que se le pedía a la gente que no lo ingiriera, que era muy peligroso, todavía más peligroso que el mismo virus.  Y hasta daban santo y seña de cómo moría la gente por tomarlo. Ya ven las televisoras en eso del amarillismo se pintan solas…

Pero como cada vez más las personas se fueron dando cuenta de que el Dióxido de cloro servía para combatir la gripe; que los respiradores no servían para nada y además que había ya muchas voces que advertían de la pandémica confabulación.  Entonces…

De repente; ya no se trataba de curar la pandemia, no había medicinas para aliviar a quienes habían sido contagiados -la alopatía nunca ha servido contra los virus- sino que había que prevenirla…

Y ahí están las vacunas, el método de control que les saldrá más barato que ponerles chips a la humanidad.  Así como no puedes hacer ningún trámite sin la credencial de INE, pues tampoco podrás hacerlo si no tienes el certificado de haberte vacunado…

Si la vacuna sirve o no sirve, es lo de menos.  Ni siquiera importa que solo te apliquen agua destilada.  El fondo del asunto, es que si no te vacunas no podrás hacer ningún trámite.  Ni para sacar la licencia de manejo ¡vaya!  La vacuna no la van a hacer forzosa, la van a hacer obligatoria.  ¡Ya salió el  peine!

Y nos vemos mañana, si el Sol me presta vida.   

Lo último

Columnas