lunes, noviembre 29, 2021

Fiscal General de EE.UU. señala que no hay evidencia de fraude en elecciones presidenciales

Relacionados

Agencias/Sociedad 3.0

El fiscal general de Estados Unidos, William Barr, declaró este martes no haber constatado un «fraude» suficiente para invalidar la victoria del demócrata Joe Biden en las elecciones presidenciales del 3 de noviembre, contrario a lo que afirma Donald Trump.

«Hasta la fecha, no hemos visto un fraude en una escala suficiente para poder haber cambiado el resultado de la elección», dijo Barr en una entrevista con la agencia estadounidense Associated Press.

Barr dijo en noviembre a los fiscales federales que prosiguieran las investigaciones de las acusaciones creíbles de fraude electoral, pero les advirtió que evitaran las investigaciones sobre «afirmaciones fantasiosas o inverosímiles».

El secretario de Justicia hizo estas declaraciones mientras la campaña de Trump persiste en tratar de demostrar que hubo una votación fraudulenta en estados clave para el triunfo de Biden, como Georgia, Michigan y Pensilvania, con la esperanza de evitar que la victoria del demócrata se oficialice en el Colegio Electoral el 14 de diciembre.

El equipo legal de la campaña de Trump respondió diciendo que el Departamento de Justicia no hizo lo suficiente para investigar las acusaciones de fraude electoral.

Poco después de la publicación de la entrevista, Barr fue visto en la Casa Blanca y muchos analistas especulaban que podría dejar el gobierno.

Trump, que se niega a admitir su derrota, criticó el domingo al Departamento de Justicia (DoJ) y al FBI (policía federal) por no ayudarlo a demostrar la existencia de un fraude, según él, masivo. «Están desaparecidos», dijo en Fox News.

El presidente electo, el demócrata Joe Biden, venció al republicano Trump por un amplio margen en las elecciones del 3 de noviembre, por 306 a 232 votos en el Colegio Electoral estado por estado que elige al presidente, así como por más de 6.2 millones de votos en el voto popular.

A pesar de eso, Trump ha seguido afirmando en voz alta y sin evidencia que las elecciones se vieron empañadas por un fraude generalizado, afirmaciones que han sido rechazadas repetidamente por funcionarios estatales y federales.

Trump ha perseguido una serie de desafíos legales en numerosos estados, aunque ninguno hasta ahora ha dado lugar a ganancias significativas para el presidente.

Los abogados de Trump han dicho que hubo impresión de boletas falsas, que miles de muertos votaron, que las máquinas de conteo de votos estaban programadas para favorecer a Biden.

La mayoría de las demandas han sido rechazadas por jueces, quienes han expresado su escepticismo sobre la afirmación de que los resultados electorales son ilegítimos.

En la entrevista, Barr no abordó reclamos específicos.

Sin embargo, se refirió a la afirmación de que las máquinas estaban programadas para sesgar los resultados de las elecciones, lo cual podría ser considerado un «fraude sistemático».

«El Departamento de Seguridad Interior y el DoJ han investigado eso, y hasta ahora, no hemos visto nada que lo corrobore», aseguró.

Barr, considerado un político leal a Trump, dijo que las únicas acusaciones de fraude potencialmente justificables «están muy particularizadas en un conjunto específico de circunstancias, actores o conductas» que han sido investigadas.

«No son acusaciones sistémicas y se han desestimado», señaló. Otras «potencialmente abarcan algunos miles de votos. Se les ha dado seguimiento», apuntó.

Lo último

Columnas