sábado, junio 25, 2022

El entripado de Dorheny, Ana Miriam y de la reina del nepotismo. Michelle Servín coordinadora de los Comités Seccionales de Morena en Xalapa

Si usted se encuentra por ahí a Dorheny García con cara de haber pasado una mala noche; si ve por ahí Ana Miriam Ferráez con cara de cruda; si se topa con Rosalinda Galindo con cara de que le cayó mal el pavo, no es porque les haya hecho mal la cena del 31 de diciembre, o porque se les hayan pasado las copas. Estas mujeres andan con mala cara pues antes de que concluyera el 2020, el delegado de Morena en Veracruz, Gonzalo Vicencio Flores, le dio posesión a Michelle Servín como Coordinadora del Comité de Territorios de Morena en Xalapa; vale mencionar que Gonzalo Vicencio tiene todo el aval del presidente nacional de Morena, Mario Delgado. Esta noticia le provocó un tremendo entripado a las tres que aspiran a se las candidatas de Morena en Xalapa. Por cierto, de inmediato se vio que el evento no estuvo coordinado por las huestes de Morena, pues se advirtió una gran organización, un evento donde se tomaron muy en cuenta las medidas de la sana distancia; no fue un evento como ese del salón Bazar donde todos los acarreados se amontonaron. Vale mencionar que en el evento estuvieron presentes las delegadas de Morena del distrito de Xalapa, Isabel Gonzalez Ortega, Maria de los Ángeles Annel Saldaña, así como Ramiro Condado Escamilla, coordinador de Morena en la zona sur. Por supuesto, en el comité nacional de Morena están conscientes de que no le pueden confiar una elección a estas tres mujeres que han demostrado su incapacidad e ineficiencia y por ello ya andan buscando agua en otros pozos.

Bienvenido 2021, el año de la esperanza. El equipo de Libertad bajo Palabra le desea un feliz año nuevo a sus lectores

La esperanza, decía la poeta Emily Dickinson, “es esa cosa con plumas que se posa en el alma, y entona melodías sin palabras, y no se detiene para nada, y suena más dulce en el vendaval; y feroz tendrá que ser la tormenta que pueda abatir al pajarillo que a tantos ha dado abrigo”. En Libertad bajo Palabra entendemos que la esperanza es una luz que no se extingue, una vela que no se apaga a pesar del viento furioso. 2020 fue un viento furioso, una noche oscura, una tormenta constante de dolor y muerte; 2020 fue ese vendaval que intentó silenciar el canto de “esa cosa con plumas que se posa en el alma”, la esperanza; pero esa ave azotada por la adversidad nunca cesó su canto. Por eso la poeta termina diciendo en su poema: “La he escuchado en la tierra más fría y en el mar más extraño; mas nunca, en la inclemencia, de mí ha pedido una sola migaja”. Porque la esperanza no nos pide nada, somos nosotros, pordioseros de amor, de dicha, de felicidad, los que nos acercamos a “esa cosa con plumas” para escuchar su canto y sentir alivio. En este 2021 la esperanza no ha muerto, en este 2021 la esperanza está más viva que nunca y su canto sigue siendo sonoro. Tal vez el vendaval no cese, tal vez la tormenta continúe, pero tendremos la certeza de que en este 2021 la esperanza, “esa ave azotada por la adversidad nunca cesará su canto”. Todo el equipo de Libertad bajo Palabra, su portal informativo, desea que este 2021 sea un año lleno de dicha, de metas alcanzadas y de grandes satisfacciones; un año de amor y bondad que nos acerque a nuestros seres queridos; que refrende nuestros valores y principios. 

A pesar de que se les pidió que no tronaran cohetes, a los veracruzanos les valió; hubo incendios y personas afectadas

Desde antes del 24 de diciembre se lanzó una campaña para concientizar a las personas para que pensaran en los peligros de tronar cohetes en las noches de los festejos; también se pidió que se pensara en las mascotas, sobre todo los perros que se alteran por el ruido estruendoso de los fuegos pirotécnicos. A pesar de eso, pocos hicieron caso y las noches del 24 y del 31 hubo una gran tronadera de cohetes. ¿Dónde los compran? ¿No que las autoridades sancionan y decomisan esos productos de pólvora? El caso es que, si una persona quiere cohetes para tronarlos en la noche el 24 y 31, siempre encuentra manera de adquirirlos. Particularmente la noche del 31 de diciembre de 2020 se escuchó en varias ciudades el tremendo estruendo de los cohetes que se prolongó durante varios minutos. Por cierto, los elementos de Seguridad Pública estuvieron ausentes o se hicieron los que no veían nada, porque hasta el momento no se sabe que hubieran detenido a alguien por tronar cohetes. Lo que si se informó es de casas y bodegas incendiados por estos fuegos pirotécnicos. En serio, si la gente no entendió que se debe quedar en casa, mucho menos va a entender que no está prohibido tronar cohetes.

Armando Ortiz ​​Twitter: @aortiz52 ​​@lbajopalabra

otros columnistas