viernes, julio 1, 2022

En política, ni el músculo duerme, ni la ambición descansa

Lo último

La pasión política mantiene en permanente vigilia a quienes dedican sus esfuerzos a competir por cargos electorales, esa es una motivación que no permite distracciones sino entrega absoluta, de otra manera “camarón que se duerme se lo lleva la corriente”. Lo vive en experiencia propia el dirigente de MORENA, Mario Delgado, a quien por dirigir al partido en el gobierno se le complican las circunstancias pues carga con la obligación de ensanchar territorialmente los cotos de poder de su partido y apaciguar la ambición y pasiones de quienes aspiran al cambio o simplemente aprovechan el poder de la organización para alcanzar cargos públicos. A Delgado le brotan problemas por doquier, ya en Nayarit, en Nuevo León, Guerrero o San Luis Potosí, en este último la dirigencia estatal de MORENA le advirtió su inconformidad por la alianza con el Verde Ecologista, por lo visto, un partido no muy bien apreciado en varios puntos del país. Difícil y complicada esa alianza en SLP porque, a cambio del pírrico apoyo del Verde, MORENA ha cedido candidaturas a diputados federales, lo cual afecta a su militancia y por lo mismo le protestan.  

Relacionados

Columnistas