lunes, julio 4, 2022

Hablar mucho enreda la realidad

Lo último

Durante los últimos cuatro meses de 2020 con frecuencia semanal escuchamos en las mañaneras a Marcelo Ebrard y al presidente López Obrador los avances de negociaciones con laboratorios fabricantes de vacunas inmunizadoras para combatir al peligroso Covid-19. Se nos aseguraba que éramos uno de los países más avanzados en ese proyecto de interés mundial; pero el sábado López Obrador cambió el discurso y atribuyó a las buenas relaciones con otros gobiernos el surtido de las vacunas a México, cuando solo se han recibido a ritmo de goteo las de Pfizer, poco menos de 500 mil dosis en casi un mes. Ayer, el presidente dijo estar de acuerdo en reducir los pedidos de la vacuna de Pfizer, para que la ONU las disponga para países pobres. Según se nos dice, México tiene acuerdos por 34.4 millones de dosis de Pfizer, 77.4 millones de la británica AstraZeneca, 35 millones de CanSino y 34.4 millones de la plataforma Covax de la Organización Mundial de la Salud (OMS), y busca la compra de 24 millones de la rusa Sputnik V. Ahora, a esperar lo que nos diga la realidad.

Relacionados

Columnistas