viernes, julio 1, 2022

Rusia iniciará pruebas de Sputnik-Light, versión ligera de su vacuna contra Covid-19

Lo último

Agencias/Sociedad 3.0

Rusia realizará ensayos clínicos de la “Sputnik-Light”, una versión de su vacuna contra el coronavirus, como una posible solución temporal para ayudar a que los países con altas tasas de infección puedan aprovecharla más.

Según indicaron las autoridades este lunes, la vacuna rebajada será probada en 150 personas en Moscú y San Petersburgo.

Asimismo, las autoridades informaron que más de un millón de rusos ya han sido inoculados con la versión original de dos dosis de la Sputnik V, que recibió el nombre en homenaje al satélite de la era soviética que inició la carrera espacial.

En este contexto, se indicó que la vacuna de dos dosis seguirá siendo la principal versión usada en Rusia. Kirill Dmitriev, jefe del fondo soberano ruso, responsable de la comercialización de la Sputnik V en el extranjero, indicó, no obstante, que la versión de una dosis podría ser usada para exportación.

“Sputnik-Light puede servir como una solución temporal efectiva para muchos países que están experimentando un pico de infecciones de coronavirus“, afirmó Dmitriev, jefe del Fondo de Inversión Directo de Rusia (RDIF), que está cubriendo los costos del ensayo.

Cabe destacar que el anuncio de Rusia no es innovador. Varios gobiernos están estudiando la forma de estirar el aprovechamiento de los escasos suministros de las vacunas contra el Covid-19. Entre los esfuerzos se incluye el aplazamiento de la segunda dosis y la reducción del tamaño de la dosis.

En ambos escenarios, el objetivo es maximizar el número de gente que tiene al menos inmunidad parcial, reduciendo potencialmente el número de casos graves y aliviando la carga a los sistemas de salud. AstraZeneca ha sido duramente criticado luego de que sus últimos ensayos mostraran una eficacia mayor con el uso de una dosis.

En la misma línea, las dos dosis de Sputnik son administradas usando virus inactivos diferentes, conocidos como vectores. Algunos fabricantes rusos han descubierto que la producción de la segunda es menos estable; lo que está generando un superávit del primer componente.

Relacionados

Columnistas