domingo, julio 3, 2022

La valla

MOLE DE GENTE   

VIRGINIA DURAN CAMPOLLO

La valla dispuesta para proteger al inquilino de  Palacio, es inútil. Las mujeres volamos y traspasamos cualquier muralla. Tratar de segregar al 52 por ciento de las mujeres mexicanas, es temerario.  Son cientos de años de lucha intensa, buscando las formas, el diálogo, la negociación para que se entiendan nuestros derechos. Lucha sublime desde su inicio, donde cientos de miles perdieron la vida, sus hogares, trabajos para abanderar una causa común, que les proteja y respete. Esa emoción, valentía de enfrentar a los gobiernos machistas como el nacional, que las usan para asuntos prácticos más no son piezas importantes dentro de sus gabinetes. Las desprecian porque muchas son más inteligentes, preparadas.  En la política y en lo social se repite el  dejá vu, del dominio ancestral del paternalismo. “No me  gustan los indios, pero las indias sí”, comenta divertido el cacique del pueblo en Tizoc. Deseadas tanto, que al desprecio el enojo se convierte en peligro de muerte. Abusan de su fuerza física, para someter y eso es cobardía. Cientos de miles de mujeres violadas, secuestradas, acosadas,  amenazadas, atormentadas por sus victimarios. Sus madres, abuelas, hermanas, primas, comadres, amigas, novias, maestras, suegras  se suman a la tragedia, para llorarlas toda la vida. ***  “¡Ya Chole!” Es la respuesta al tema de las cinco mujeres violadas, que  claman, suplican, lloran se les haga justicia. El macho alfa que no escucha, más que a sus varones  lacayos. Las historias lastimosas, en la extrema violencia diariamente infringida, a 11 mujeres masacradas por cuestión de género.   No hay sapiencia: “el feminismo es una simulación”, sonríe sarcástico el gran simulador. Falta al respeto sin temor a la madre de Dios, la Virgen de Guadalupe, de donde salió lo  de Morena, su empresa.  Se equivocan al tratar de demeritar las acciones de las mujeres, infiltrando a golpeadoras para denostar. Los corazones de millones de mexicanas, palpitarán mañana tan fuerte como la campana de Dolores y su muro esta ya estigmatizado. *** Las cascadas de lágrimas vertidas por el desdén, tendrá un costo. *** “Hombres necios que acusáis a la mujer sin razón, sin ver que sois la ocasión, de lo mismo que juzgáis”. *** Mejor valla que granaderos, grita el autócrata. ¿Hay alguna duda de dónde estamos?***  Y para las agruras del mole…usted sabrá que tomar. Hasta la próxima.

otros columnistas

Patéticos

Insensatez

La ciudadanía

El estafador

No puedo más

La pausa II