sábado, junio 25, 2022

Las «ratitas», un debate entre «políticos»

Lo último

Ya no extraña escuchar del presidente López Obrador insultos hacia sus adversarios y críticos en su cotidiano discurso, pudiera ser una fijación psicológica datada desde sus tiempos de opositor a un régimen del cual se separó y embestirlo diariamente forma parte de su estilo. Aunque no se justifica, es explicable esa actitud porque se corresponde con su ideario personal. No es el caso de Esteban Ramírez, el dirigente formal de Morena en la entidad, quien se permite degradar la contienda política calificando de “ratitas” al PRI y al PAN, desperdiciando así la oportunidad de poner en alto a su partido, a la altura de su idea del cambio. Si bien la juventud y la inexperiencia lo explican, la soberbia no es buena consejera, menos aun cuando el futuro de ese proyecto pende de un liderazgo carismático, a cuya sinergia debiera contribuir aportando acciones e ideas que lo consoliden en el sector de la población no cautiva del clientelismo electoral.

Relacionados

Columnistas