jueves, diciembre 2, 2021

CDMX y el caos electoral

ALMA GRANDE

Por Ángel Álvaro Peña

En la capital del país la clase política ha enloquecido, la oposición ante la derrota inminente, incluso en sus bastiones originales, comienza a agredir periodistas y a impedir campañas. Por su parte, Morena, con la prepotencia de quien se siente dueño de la capital, reparte puestos a familiares y amigos en una muestra de nepotismo, propio de los viejos tiempos de la política.

De las 16 alcaldías Morena podría quedarse con, por lo menos, 14. Ya que Benito Juárez es un bastión panista, y en Cuajimalpa el PRI mantiene su hegemonía.

En la alcaldía Benito Juárez, considerada un bastión del PAN, su alcalde que intenta reelegirse a pesar de todo, Santiago Taboada, impide que otros partidos entren a los mercados públicos a realizar sus campañas, como si fueran de su propiedad.

Últimamente ha sido denunciado un fraude millonario en las transacciones inmobiliarias, prácticamente desde la llegada del PAN a dicha alcaldía. Es decir, desde el año 2000 ha habido una serie de construcciones irregulares que beneficiaron a los delegados y alcaldes de la demarcación. Pero esto no es sólo culpa de los panistas corruptos que la han gobernado, por ejemplo, de 2003 a 2006, el empresario mueblero Fadlala Akabani Hneide, aprovechó su puesto de delegado para fortalecer a su empresa, no es gratuito que el mayor número de tiendas de muebles con su apellido estén en esa alcaldía. Ahora Akabani está en Morena, ya no lo quieren en el PAN, compitió hace tres años contra Santiago Taboada y perdió y como premio de consolación Claudia Sheinbaum le dio el cargo de secretario de Desarrollo Económico de la CDMX, a pesar de que en la propia circunscripción no lo quieren y lo califican de corrupto, ahora está donde se ubica el dinero del gobierno de la capital.

El fraude de las construcciones irregulares no empezó ayer. Hay mucho que investigar a cada uno de los panistas que creen que la alcaldía Benito Juárez es de su propiedad, respecto a éste y otros temas, porque todavía pueden apreciarse edificios a punto de concluir, que provocaron el rechazo total de los vecinos porque los deja sin agua.

Un claro ejemplo de ello es la Torre Mítikah, un edificio de 68 pisos ubicado en esa alcaldía, donde no se permite la construcción de edificios de más de 5 pisos. Esta torre tiene 267.3 metros cuadrados y lleva 8 años en construcción, es decir, cuando el panista Jorge Romero Herrera era el delegado, con permisos que se relevan un alcalde a otro, todos del PAN, sin importarles que han dejado sin agua a más de seis colonias de los alrededores.

Mucho hay que investigar de Jorge Romero Herrera, actual diputado federal, quien, aseguran los propios panistas, secuestró al PAN en la Ciudad de México, considerado también el artífice del gran negocio inmobiliario panista en Benito Juárez.

Es este tipo de construcciones faraónicas las que permiten las gestiones panistas en Benito Juárez, seguramente con la anuencia del gobierno de la Ciudad de México, que sería imposible que no vieran un edificio de esa magnitud.

Tan mal está la situación en Benito Juárez que el reportero de Pie de Página, Arturo Contreras fue golpeado por el coordinador de la campaña panista de Christian Von Roehrich, por el hecho de realizar su trabajo en la calle. Lo tumbaron y en el suelo fue pateado.

Morena en la capital tiene perdida Cuajimalpa, ahora está en manos del PRI, pero pareciera que no por mucho tiempo, porque la intención de reelegirse de su alcalde, Adrián Rubalcava Suárez, no tiene muy contentos a los habitantes de la circunscripción. Ésta sería la única alcaldía que ganaría el PRI, a través de su coalición con el PAN y el PRD.

Hay mucho detrás de los candidatos en la Ciudad de México. PEGA Y CORRE. – Para evitar que Morena en el Senado logre mayoría calificada en la Comisión Permanente, el PAN cede a Xóchitl Gálvez a la bancada del PRD para que pueda ser considerado grupo parlamentario con representación en esa Cámara… Esta columna se publica los lunes, miércoles y viernes.

[email protected]

Lo último

Columnas