viernes, noviembre 26, 2021

Rayando el caballo se registra el “Chocolate”, va por Xalapa

Línea Caliente

Por Edgar Hernández

¡El Dique levanta la mano, quiere la alcaldía!

Con el compromiso en mente de regresar la seguridad pública a Xalapa, José Alberto Pérez, conocido en el bajo mundo de “El Dique” como “El Chocolate”, obtuvo del OPLE su constancia de participación en la contienda electoral del 6 de junio.

Esta mañana a las 11 horas recibió la documentación para su corrección final por el “Partido Encuentro Social” y sin más trámite irse de campaña para ganar la llamada “Joya de la Corona”.

“No tengo la menor duda que quien gana el 2021, gana el 2024”, dice animado en charla con este reportero en donde evoca viejas historias del gutierrezbarrismo.

“¿Te acuerdas cómo se cocinó lo de Elba Ester, Edgar?”, evoca animado. “¿Y cuando la institucionalidad de don Fernando le impidió ser presidente de México a mitad del sexenio de Carlos Salinas?”.

“El Chocolate”, estuvo muy cerca de don Fernando Gutiérrez Barrios durante las décadas de los ochenta y noventa.

Antes, el “Chocolate” fue el picudo de El Dique. Tomador de joven “pero nunca drogadicto”, con sus hermanos siempre tuvo en un puño al barrio. Ahí creció con hambre, repartiéndose la pobreza con sus seis hermanos y defendiéndose a madrazos de los otros pandilleros que querían el control de la colonia, una colonia que no tenía asfalto “Hernández Ochoa nos trajo las calles” en agradecimiento de que lo apoyamos.

¿Y cómo lo apoyaron si eran unos pandilleros?

“Pues manteniendo el control de El Dique. Cuando llegaban los enviados de Carbonell a poner sus pancartas y hacer sus pintas en las bardas, nosotros las destruíamos y borrábamos sus leyendas. Aquí no había otro que Hernández Ochoa”.

¿El voto de El Dique no da para ganar Xalapa?

“Claro que no. Nuestro ejército ofensivo son 27 mil jóvenes a los que hace años he venido apoyando en las diferentes disciplinas deportivas. Nuestro apoyo está en las 123 colonias de Xalapa con pobreza y hambre extrema y lo nuestro son la creación, cuando sea alcalde, de los “Cetro Barrio” para hacer de nuestra capital un centro inclusivo, un municipio amable, un municipio responsable del medio ambiente y responsable de las personas”.

José Alberto Pérez Fuentes, tiene 60 años y la mayor parte de su vida la ha dedicado a la seguridad pública y la misma seguridad social. Es un hombre preparado en administración de empresas y temas fiscales, solvente y con una familia establecida proveniente de la medianía.

“Yo sí sé como hacerlo”, dice de manera jocosa, pero con profundidad al hablar de la delincuencia e inseguridad.

“Hay que dar empleo a los jóvenes, llevarlos a la productividad, no darles dinero como lo hace el gobierno que lo único que ha provocado es un incremento de la drogadicción… y eso se lo voy a decir a López Obrador”.

Hace notar, que no va a promover el voto, sino a partir del próximo martes, “pero me queda muy claro por donde atacar el tema educativo ya que en Xalapa existen aun casi 11 mil analfabetas y casi 13 mil personas sin escolaridad”.

El Chocolate por ánimo no para.

“¡Voy a ganar la alcaldía!”

¿Para qué?

“Para traer el agua a Xalapa mediante la habilitación de los grandes túneles que cruzan Xalapa que serán grandes contenedores; para rescatar los 23 manantiales que tiene nuestra capital y dejar de traer el vital líquido de Puebla”.

Los temas de la basura, la contaminación y vialidad serán subsanados “mi gobierno no será de ocurrencias, ni dejaremos de ejercer un centavo por subejercicio ya que crearé un Consejo Consultivo de Infraestructura para dar transparencia a la obra pública.

¿Ya hablaste con el gobernador?

“No”.

¿Con el “Bola 8”?

“Menos”.

¿Tienes miedo?

“No. Se que me andan espiando, los tengo videograbados. Por ahí ya vimos a uno de los medios hermanos de Cuitláhuac asomándose con su celular grabando y a la policía queriendo atajarnos, pero por ahí no es, menos en el tema del espionaje… ¡Pregúntenmelo a mí!”

¿Entonces?

“¿Entonces qué? Solo hay que salir a votar.

Ta´güeno, amigo ¡traes puñal!

Tiempo al tiempo.

*Premio Nacional de Periodismo

Lo último

Columnas