domingo, diciembre 5, 2021

Alejandro de la Madrid, de policía, a su falso interés por el Medio Ambiente en Xalapa

Entre lo utópico y lo verdadero

Por Claudia Guerrero Martínez

11 de mayo del 2021.

Algunos ya olvidaron los inicios en la política de Alejandro de la Madrid Trueba, actual candidato a la diputación local por el distrito XI Xalapa Rural. En el arranque de la administración de Miguel Alemán Velasco, este hoy defensor del Medio Ambiente, asumió ser secretario particular, en la Secretaría de Seguridad Pública, teniendo como titular a Alejandro Montano Guzmán, chofer y guardaespaldas del estrenado Gobernador de Veracruz.

Y durante este arranque, inició el otorgamiento de más poder para Montano Guzmán, quien controlaba a la prensa con la compra de regalos como vehículos e inmuebles, cemento para obras beneficiando a dueños de periódicos, con tal de alabar la gestión de este abrepuertas, elevado como director de la SSP a Secretario de Seguridad Pública, controlando las policías estatales. Como subsecretario se impuso a Valentín Romano López, acosador de empleadas y por ser proveniente del Ejército, tenía la facilidad de beneficiarse con lujos, vehículos para custodiarlo y contar hasta con su grupo de guaruras, siendo mujeres y llamado El Grupo Gacelas.

Para el 2002, la entonces Procuraduría General de la República estaba investigando los nexos de Alejandro Montano Guzmán, con la protección del capo Albino Quintero Meraz y hasta se comprobó que este delincuente vivía muy cerca de la casa del propio Gobernador Miguel Alemán Velasco. Más adelante, en declaraciones hechas por este oriundo de Badiraguato, Sinaloa, aseguró que pagaba enormes fortunas para protección de él y su familia, para no ser molestados por el Gobierno de Veracruz.

En mayo del 2002, Albino Quintero Meraz fue detenido por elementos del Ejército, al ser encontrado dentro de un tanque de agua, en el Fraccionamiento Villa Rica, al norte del Puerto de Veracruz. Se inicia una investigación federal en contra de la administración de Miguel Alemán por cohecho, protección y fomento del narcotráfico, asociación delictuosa, entre otros delitos federales, así como utilizar el aparato gubernamental para dar protección a capos de la droga, quienes invirtieron ganancias en negocios como restaurantes, lavados de autos y compra de inmuebles en la zona conurbada Veracruz-Boca del Río. Y uno de los señalados en testimonios de líderes de plaza y recibir sobornos en la entonces Policía Intermunicipal Veracruz-Boca del Río, fue Rafael Palomba, detenido en agosto del 2002, a quien le imputaron una serie de delitos, para proteger a Alejandro Montano y su gente. 

Como el juego de niños “El Can-can”, Palomba pagó las culpas de todos y lleva 19 años encarcelado por delitos, que en parte, él no tuvo culpabilidad. A este Subcoordinador de la PIBV lo engañaron, prometiéndole ayudarlo a su proceso, con la condición de echarse la culpa y aceptar dar protección a Albino Quintero Meraz, éste último, quien ya para entonces, lo habían torturado y declaró que Alejandro Montano, Valentín Romano López y hasta el secretario particular Alejandro de la Madrid recibían sobornos.

Más adelante, ante una cacería de brujas, se entregaron varias renuncias en contra de altos mandos en la PIVB, pero se mantuvieron en sus cargos Alejandro Montano Guzmán y Valentín Romano. Es por eso, la necesidad de buscar a chivos expiatorios, con la ayuda del nuevo Coordinador de la Policía Intermunicipal, Jaime Ignacio Téllez Marié, quien era bueno para inventar e imputar delitos en contra de inocentes y planear detener a siete policías de medio y bajo rango, para imputarles los delitos de protección y fomento al narcotráfico, así como buscar a tres testigos protegidos, quienes eran delincuentes detenidos por los propios imputados. El plan sonaba perfecto, cuando días antes, ya se sabía de esta estrategia de culpar a personas inocentes y tratar a toda costa de salvar de una detención a Alejandro Montano y su staff de pillos.

Días antes, un alto mando de la PIVB, quien había asumido el cargo de subcoordinador ante la renuncia de sus jefes, viajó a Xalapa para entrevistarse con el Secretario Particular, Alejandro de la Madrid Trueba, ya que Alejandro Montano estaba de viaje de placer en París, acompañando a Miguel Alemán Velasco y familia. Durante la entrevista, el policía reconocido como Sheriff honorario en la Policía de Stockton, California, experto en negociaciones de secuestros, capacitado en Estados Unidos y limpia carrera policiaca le comentó a De la Madrid Trueba, que se estaba cocinando “Un tamal”, para presuntamente relacionarlo con delincuentes y narcotraficantes que él mismo detuvo en diferentes operativos y los medios de comunicación dieron cuenta, para relacionarlo, aun cuando no tenía conexión, sobre las investigaciones federales por la detención de Albino Quintero Meraz. Se estaba realizando todo un expediente lleno de mentiras con testimonios falsos. El mismo Alejandro de la Madrid reconoció la investigación y le dijo que no se preocupara, pues sabían que este policía no tenía ninguna relación sobre el tema.

Y los días por venir, fueron el principio de un viacrucis para familias de estos siete policías…

Semanas antes al Año Nuevo, se planeó darle curso al expediente con información falsa y se aprovechó la ausencia de Miguel Alemán, para planear la detención del policía capacitado en Estados Unidos, con el fin de imputarle a él sólo, los delitos de protección a narcotraficantes, colaboración y fomento de drogas en la zona conurbada Veracruz-Boca del Río. El operador, el entonces Coordinador de la PIVB Jaime Ignacio Téllez Marié, ayudado por Daniel del Ángel, quienes acudieron al Penal de Allende para entrevistarse con tres detenidos por el policía capacitado en EU y acordar declarar en contra de él, con la promesa de aminorar su sentencia y hasta poder salir libres en poco tiempo, cuando estaban presos por venta de drogas, violación sexual, asesinato, robo y secuestro. Ellos aceptaron, como Luis Ignacio Valdovinos Terán, otro de nombre Jairo Ramón Gamboa, entre otros, quienes accedieron a atestiguar ante un Fiscal Federal para asegurar que el elemento encargado del operativo para capturarlos, era el mismo quien presuntamente tenía nexos con narcotraficantes y los protegía. Una mentira de muchas, pues meses después ante Notario Público, se dio fe de los más de 40 operativos para desarticular las “tienditas” de venta de drogas en la zona conurbada.

El 30 de diciembre se trató de detener a ese policía, pero gracias a Miguel Ángel López Velasco, conocido como MILO VELA, quien trabajaba para NOTIVER, le dio el pitazo de que se estaba realizando un “tamal” y que tenía que renunciar a su cargo para defenderse de tales imputaciones. Al abandonar el cargo su personaje principal, se detuvieron a  seis policías  siendo igualmente inocentes, llevándolos al Penal de La Palma, hoy conocido como “Altiplano”, con el fin de que no declararan ante la prensa y a cada momento asegurar ser inocentes. Mientras medios de comunicación como Telever y otros, transmitían notas periodísticas asegurando, que con la detención de estos policías de medio y bajo rango, se acababan los problemas sobre el narcotráfico en Veracruz. Algo tan falso, pues todo esto se hizo con el único fin de protegerse Alejando Montano, Valentín Romano y el propio Alejandro de la Madrid.

Un día después, el 31 de diciembre del 2002, estallaron cohetes, en el Mercado Hidalgo, en el Puerto de Veracruz, dejando decenas de heridos y fallecidos, así como la declaración de una de las lideresas, quien aseguró haber visto a  un policía, de nombre Julio Olivares, tirar un cerillo donde estaba la venta de las “palomas” cohetes y demás productos pirotécnicos. Una enorme desgracia, para quizá distraer el enorme escándalo de encarcelar a seis policías inocentes, para catafixiarlos a la PGR y salvarse Montano y Romano de no ser detenidos. Cabe mencionar que una de las hijas de Valentín Romano trabajaba en la desaparecida FEADS y contribuyó a imputar delitos a los policías inocentes, para salvar a este funcionario deshonesto, quien tiempo después, en el 2010, sufre un atentado como director de SSP en Durango, asegurando incumplir con los acuerdos con grupos criminales.

Un año y diez meses después, los seis policías inocentes fueron dejados en libertad y regresaron a Veracruz, para exigir al Gobierno de Miguel Alemán, el pago de sueldos caídos e indemnizaciones, así como la reinstalación en sus puestos. Se cae toda la campaña de lodo orquestada desde la oficina del Secretario de Seguridad Pública y operada por Alejandro de la Madrid Trueba y su jefe Alejandro Montano Guzmán. Cabe mencionar, que dentro del antes Penal de La Palma, uno de los policías inocentes, de nombre Ricardo López Fentanes, quien recibió varias golpizas en las áreas comunes y al salir del reclusorio, un año y medio después, gracias a los golpes en la columna, se le formó un tumor  maligno, lo que originó su lamentable fallecimiento, a consecuencia de las palizas recibidas.

Al término del terrible y corrupto gobierno de Miguel Alemán, quien hizo millonarios a varios de sus funcionarios, entre ellos Alejandro Montano, este exfuncionario invirtió en la construcción de fraccionamientos, bajo la responsabilidad de Alejandro de la Madrid, encargado de desforestar áreas boscosas, para construir casas y lavar el dinero perteneciente al erario estatal.

Luego, De la Madrid Trueba realizó la distribución de zeolitas, para la descontaminación del agua y vendió éstas al Gobierno de David Velasco, a precios exorbitantes y sin tener limpieza en las aguas de Los Lagos del Dique. Alejandro de la Madrid se ha dedicado a bajar recursos federales, con su Asociación Civil en pro del Medio Ambiente, pero en realidad, ha sido un negocio lucrativo y ha vivido de estos recursos, timando y sólo haciendo campañas para la limpieza del agua, de forma mediática. Actualmente realiza entrevistas y se hace pasar por conductor y entrevistador, con el fin de seguir en la opinión pública como agrupación interesada en preservar el Medio Ambiente, pero sólo en tiempos electorales y para beneficio personal.

Y sabemos del enorme trabajo de Unidad Ciudadana,  comandado por Cinthya Lobato Calderón y Francisco Hernández Toriz, amigos entrañables, a quienes les advertimos sobre la publicación de esta columna y los deslindamos de este vergonzoso tema de pillos en el gobierno alemanista, entre ellos,  Alejandro de la Madrid Trueba.

Dudas y comentarios: [email protected]

Visite: www.periodicoveraz.com y www.claudiaguerrero.mx

Twitter: @cguerreromtz

Lo último

Columnas