jueves, diciembre 2, 2021

Banda presidencial, ¿Quién lo dijera?

Relacionados

En México, llevar la banda presidencial siempre a implicado decoro y sumo respeto, aunque en los actuales tiempos estremecidos por acontecimientos políticos y sociales, quizás obliguen a abandonar la mesura necesaria para preservar la dignidad que corresponde. El contexto sociopolítico de México exhibe fuertes reacciones encontradas entre gobernantes y factores de poder. Tiene explicación: una muy sobresaliente pudiera derivar del “estilo personal de gobernar” del presidente López Obrador, caracterizado por la confrontación directa contra quienes considera sus adversarios, quienes por su parte adoptan frente al presidente de la república actitudes antes nunca imaginadas. Encuentra origen en la retórica presidencial plena de calificativos contra el crítico de su gobierno, y como “en política el que se ríe, se lleva” sobrevienen respuestas cada vez más audaces. Ayer, Macario Schettino, columnista de El Financiero, lo tildó de “narcisista” y lo sugiere como “sociópata”; Loret de Mola lo invita a atender a las víctimas del accidente en Tláhuac antes de combatirlo, y López Dóriga califica de “mentiras” los dichos de López Obrador respecto a sus escritos. Esa confrontación nada edificante es inusual y quizás por eso nos parezca extraña, o bien porque aún creemos en la dignidad de la investidura presidencial, como antaño se pensaba.

Lo último

Columnas