lunes, noviembre 29, 2021

Cui y Zenyazen no son iguales

Los Políticos

Por Salvador Muñoz

La carrera por la gubernatura para Zenyazen Escobar, ya tiene baches. La manifestación de maestros que concluyó en la “detención como delincuentes” de éstos, exhibe que lejos, muy lejos está de estar a la altura para aspirar a ser precandidato.

Falta de oficio, de sensibilidad, de tacto político, en un evento que se pudo resolver de la manera más sencilla por la tarde del lunes con un elemento básico: diálogo.

Supongamos que el titular de Educación carece de los elementos básicos para poder entablar una conversación con los manifestantes, que en verdad no se sienta con los tamaños para atenderlos, o simplemente no tiene argumentos para responder a las demandas y por eso, ayer por la noche, optó mejor por dejarlos colgados después de que había prometido atenderlos. Entonces… ¡vamos! tiene un subsecretario con más tablas que una carpintería; vamos, hasta la Oficial Mayor pudo haberlos atendido… pero sería imposible delegar tal responsabilidad a los subalternos bajo un principio básico que en muchos de los funcionarios de Morena, parece que es su coco: creen que si delegan, pierden fuerza, liderazgo, control de su pequeño coto de poder.

La detención de 14 maestros no tenía que llegar hasta San José, como tampoco tenía que llegar el titular de Educación a hacerla de “abogado” a las puertas del famoso ex Cuartel.

Creo que todos están de acuerdo en celebrar la liberación de los maestros, pero un error político de Zenyazen Escobar, exhibe cómo el Gobierno del Estado tiene diferentes medidas para aplicar la Ley… por ultrajes a la autoridad, mantienen en la cárcel a Rogelio Franco Castán; por ultrajes a la autoridad, le dieron su sabadazo al empresario Eduardo Mario Casares Sort de Sanz… por ultrajes a la autoridad, detuvieron a los maestros y tras algunas horas, los liberaron, como una especie de escarmiento suave, ligero, a sabiendas de que se está a menos de dos semanas de elecciones.

Lo que más sorprende del secretario de Educación es que su pasado lo haya olvidado tan pronto… no, no nos referimos a su labor como el estriper Tarzan Boy, que dicho sea de paso, eso se cuece aparte.

Hablamos de su pasado como manifestante, como tomador de calles, de instalaciones, al grado de que se cuenta en la misma SEV que un día, fue detenido y era llevado directo a los separos, cuando el entonces Gobernador, Javier Duarte de Ochoa se enteró, y pidió que lo liberaran junto al grupo de manifestantes que lo acompañaban.

Tampoco hay que olvidar el precio que las autoridades estatales tenían que pagar por cada manifestación les organizaba… deje usted el caos, la carretera bloqueada, la calle de Enríquez asfixiada… de eso quienes ocuparon la Oficialía Mayor saben mejor el precio que se tuvo que pagar a Zenyazen cada vez que se manifestaba… de eso, Chilly Willy también lo supo.

Es una pena que ahora, los que antes se manifestaban contra el Gobierno represor, hoy sean eso, se convirtieron precisamente en lo que tanto rechazaban, en lo que tanto combatían, en lo que tanto repudiaban…

Cuitláhuac y Zenyazen no son igual a los gobiernos anteriores… son peores.

[email protected]

Lo último

Columnas