miércoles, diciembre 8, 2021

De los candidatos…

Opiniones y Comentarios

Julio Ricardo Blanchet Cruz

[email protected]

“Que vea que no es tan fácil”.  “No hay peor lucha que la que no se hace”.  “Me gusta lo que hago y me pagan por ello”.  “No, claro que no”.  Fueron algunas de las respuestas que obtuve de los allegados a los apuntados a la Alcaldía de la Capital, cuando les pregunté si creían que su candidato tenía oportunidad de ganar…

Desde luego que no les pregunté a todos.  Hay 10.  Pero entre los seguidores de Arias Lovillo no se vio a ningún académico.  Creo que con mis tres amables lectores tendría más posibilidades que él…

Tampoco les pregunté a quienes apoyan a Cinthya Lobato; Itzel Jurado; Uriel Flores; ni a Alberto Pérez Fuentes.  No tenía caso.  Pero curiosamente, a quienes les pregunté, nadie respondió que le gustaba el proyecto de su candidato y por eso apoyaba…

Claro que ofrecer 100 mil empleos es atractivo; pero la gente sabe que eso no es posible, que es demagogia; y con esas “promesas” lo que hace David Velasco es desprestigiar más a la política…

Y máxime cuando en estos tiempos de austeridad, el dinero que se están gastando todos es lo mismo que tirarlo a la basura; pues todos saben quien es el que va a ganar.  A pesar de que quienes de alguna manera lo acompañan -se cuelgan, también cabría- no son gente de bien; el triunfo será indiscutible.  Es de esperarse que se entienda que se vota por la persona, no por el Partido y quienes lo “acompañan” se queden en el camino…

Y será sorprendente, pues en muchos otros lugares los triunfos serán protestados e impugnados, pues es la tendencia y desde luego los malos candidatos que presentan.  Sin soslayar la descalificación que ha hecho y sigue haciendo el Presidente López Obrador del INE y del TEPJF, que en nada favorece al ejercicio de lo que llaman democracia.

Cambiando de tema…

Mientras Estados enteros continúan sufriendo los embates de la pandemia, como en India; en otros lugares como en Florida, se ha decretado el cese del toque de queda y la obligación de usar el cubrebocas…

Manipulando a la gente de tal manera, que en NY dos mujeres de origen asiático fueron atacadas violentamente por una mujer -hasta el momento desconocida- que las agredió con un martillo exigiéndoles que se quitaran los cubrebocas; cuando antes sucedía todo lo contrario.  Del fanatismo a la barbarie hay solo un paso”. Denis Diderot (1713 – 1784)

Ya de salida…

El practicante de dictador instalado en El Salvador, apoyado por la mayoría de sus ciudadanos que además dominan el Congreso, destituyó a los Magistrados que integraban lo que en nosotros es la SCJN, señalando que han tomado decisiones arbitrarias; y además al Fiscal General de la Nación, Raúl Melara, por considerarlo cercano a sus opositores; y nombrando a su sucesores sin más trámite que su voluntad…

Aclarando que cualquier semejanza con lo que sucede en otros países iberoamericanos, es pura coincidencia; como no lo es que en marzo del año pasado estuvo de visita en México y el Presidente López Obrador le dio 30 millones de dólares; cuyo destino se ignora, porque las arcas de allá nunca han reportado el depósito…

El caso es que el hecho de mandar a retiro a las Instituciones, ha repercutido en la opinión internacional que ve con desconfianza lo que han llamado un Golpe de Estado, por el giro que ha tomado de autoritarismo… 

Mismo que han aprovechado los siempre oportunistas yanquis para declarar que el Presidente Bukele debe de afrontar las consecuencias.  Las palabras de la vicepresidente Kamala Harris fueron tajantes…

“La independencia del Poder Judicial es crítica para la salud de la Democracia”; y afirmó que “EE.UU. debe de responder”.  Por lo que el futuro del joven y alocado Presidente no se ve muy halagüeño…

De recordar que allá por principios de 1997, en Ecuador, los diputados destituyeron al Presidente, Abdalá Bucaram, otro que enloqueció con el Poder, al que llegó en su tercer intento, acusado de Incapacidad Mental, descrito en el artículo 100 de su Constitución; por lo que solo duró en la presidencia poco menos de seis meses.  

Y nos vemos mañana, si el Sol me presta vida.   

Lo último

Columnas