lunes, noviembre 29, 2021

El «beso del diablo»

Relacionados

En tiempos del presidente López Portillo (1976-1982), próximo ya el destape del candidato priista a la presidencia de la república, al dirigente formal del PRI, Gustavo Carvajal, se le ocurrió la puntada de declarar “ya los besó el diablo”, refiriéndose a los aspirantes que supuestamente habían ido a cabildear su caso con el expresidente Luis Echeverría (1970-1976). La expresión de Carvajal no gustó al presidente, por innecesaria e inoportuna. López Portillo decidió su sucesión a favor de Miguel de la Madrid (1982-1988), un “tecnócrata” proveniente del Banco de México muy ajeno a la corriente populista de Echeverría. La remembranza es inspirada por el señalamiento del presidente López Obrador a Adrián de la Garza, candidato de la Alianza PRI-PRD al gobierno de Nuevo León como “candidato del partido del Reforma y El Norte”. Esto proporciona al aludido de la Garza para señalar a su oponente más competitivo, Samuel García, de Movimiento Ciudadano, como candidato de Morena: “votar por Samuel es votar por Morena”. La candidata de Morena en esa entidad, Clara Luz Flores, arrancó con buena estrella, pero se descarriló al negar haber conocido a Keith Raniere, fundador de la secta NXIVM, y ya muy relegada parece perder la oportunidad, de allí el comportamiento presidencial, que pudiera estar desvelando intereses comunes con Movimiento Ciudadano. No es aserto, pero así se percibe.

Lo último

Columnas