viernes, noviembre 26, 2021

El transfuguismo y el trapecismo político

Relacionados

Conforme se entra en la fase final del proceso electoral aumentan las “declinaciones” o la transmigración política de un bando a otro, nada nuevo bajo el sol en nuestra sui géneris forma de “pluralismo político”. Hubo tiempo, como en la elección municipal de Veracruz en 1994 cuando varios presidentes de comités municipales priístas al no ver satisfechas sus aspiraciones, cambiaron de inmediato su filiación partidista: en Martínez de la Torre Bricio Rincón Aguilar era Presidente del PRI Municipal y al no ser postulado optó por la candidatura que le ofreció el Frente Amplio de Participación Ciudadana, con el que ganó la elección a Jesús De La Torre, el candidato Priísta. En Juchique de Ferrer, el Presidente del PRI Municipal, Adalberto Ortega Viderique, se fue de candidato a síndico por el PRD, que le ganó al PRI. En Alto Lucero, el presidente del PRI municipal, Mauricio Aguilar, emigró al PRD, que lo llevó al triunfo. El mismo caso se dio en Camarón de Tejeda, en donde el presidente del PRI municipal, Gustavo Ameca, inconforme por no obtener lo que en su partido buscaba, se fue a la oposición. La veta es rica en ejemplos y sirve para comprobar una práctica política que con el correr del tiempo ha alimentado lo que llamamos “pragmatismo político”.

Lo último

Columnas