lunes, noviembre 29, 2021

La BBC, en escándalo de ética por entrevista a Diana de Gales

Relacionados

María Laura Avignolo 21/05/2021 12:13

El Clarín

Actualizado al 21/05/2021 14:21

La BBC y Panorama, uno de sus programas más prestigiosos, están bajo ataque por la entrevista exclusiva a la princesa Diana 25 años atrás, cuando denunció que «había tres en su matrimonio”, unas declaraciones que le costaron el divorcio, ordenado por la reina, y el retiro de su título de Su Alteza Real.

El príncipe William, su hijo y heredero al trono, condenó el jueves a la anoche a la BBC por sus «mentiras», al asegurar que la entrevista de su madre con Martin Bashir avivó “su paranoia” y contribuyó “a la ruptura” de su matrimonio y a su aislamiento.

Él vio la entrevista, que su mamá mantuvo en secreto hasta de su secretario privado Patrick Jephson, en la casa del Master de su pensionado en Eton.

Una de las biógrafas reales, Penny Junor, escribió: «Estaba profundamente molesto, como cualquier niño, ver a un padre asesinar la integridad del otro, y mucho menos hablar de su infidelidad».

Harry y William, reacciones separadas

William y Harry, los hijos de Diana, separadamente, atacaron la cadena pública británica, que hoy batalla por su futuro y su credibilidad. Podría llegar a tener un nuevo directorio en la crisis.

La policía amenaza con una investigación criminal, luego que el Lord Dyson emitiera su veredicto, tras una investigación independiente , de como Bashir, un periodista junior de la BBC de origen paquistaní, obtuvo la entrevista y la confianza de la princesa.Play VideoVideo: William, furioso con la BBC por la “entrevista del siglo” a Diana

Las declaraciones sin precedentes del príncipe William el jueves a la noche tarde se produjeron tras la publicación y lectura de un informe, que concluía que el ex reportero de Panorama había utilizado un «comportamiento engañoso» para inducir a Diana, Princesa de Gales, a acceder a la entrevista de 1995.

Bashir había presentado una serie de balances bancarios del Westminster Bank, falsos, donde se mostraba que el jefe de seguridad del conde Spencer hermano de Diana, su secretario privado Patrick Jeffson, un ex oficial naval, y Aylard, el secretario del príncipe Carlos, recibían dinero para vigilarla.

Una información que, según William, la volvió “mas paranoica y aislada” en los últimos años que vivió con ella. Un argumento que usaba el príncipe Carlos y el diputado y nieto de Winston Churchill, Nicholas Soames, en esa época para acusarla.

Al mismo tiempo, la investigación publica una carta inédita de la princesa Diana, donde ratifica con letra manuscrita, que hizo la entrevista por su propia voluntad y no fue obligada a hacerlo. La carta reapareció, tras haber estado perdida 24 años en noviembre pasado, cuando se iniciaron las críticas a Bashir por parte del conde Spencer, hermano de Diana.

Los argumentos de William y Harry

William, de 38 años, dijo que la entrevista «fue una gran contribución para empeorar la relación de mis padres y desde entonces ha lastimado a innumerables personas».

Imagen de 1992, Diana con sus hijos en Cardiff Arms Park. Foto: AFP

Imagen de 1992, Diana con sus hijos en Cardiff Arms Park. Foto: AFP

«Me produce una tristeza indescriptible saber que las mentiras de la BBC contribuyeron significativamente a su miedo, paranoia y aislamiento, que recuerdo de esos últimos años con ella», aseguró William, que es heredero al trono. Dijo que la BBC “no solo defraudó a mi madre ya mi familia; también defraudaron al público”.

El príncipe Harry, de 36 años, se unió a la condena de su hermano al trato que los medios de comunicación dieron a su madre. Dijo que «el efecto dominó de una cultura de explotación y prácticas poco éticas finalmente le quitó la vida«.

“Lo que me preocupa profundamente es que prácticas como estas, y lo que es peor, todavía están muy extendidas en la actualidad. Nuestra madre perdió la vida por esto y nada ha cambiado”, afirmó Harry, en una declaración separada de su hermano, con quien no ha recompuesto su relación tras la partida a Estados Unidos.

Disculpas

La BBC envió cartas de disculpa a la Reina, el Príncipe de Gales, el Duque de Cambridge y el Duque de Sussex y al hermano de Diana, el conde Spencer, después de la publicación del informe de Lord Dyson, un ex juez.

Lord Dyson, a quien la BBC le había pedido que examinara las acusaciones, consideró que el «comportamiento engañoso» de Bashir al obtener la entrevista era una «infracción grave» de las directivas de la emisora.

Criticó una investigación interna sobre las irregularidades, encabezada por Lord Hall of Birkenhead, quien se convirtió en director general de la BBC, y descubrió que la emisora ​​encubrió el engaño de Bashir.

Dyson dictaminó que la investigación había sido «defectuosa y lamentablemente ineficaz», mientras que el encubrimiento de la BBC «no cumplió con los altos estándares de integridad y transparencia que son su sello distintivo».

El Conde Spencer le dijo a la BBC el jueves, en una edición de Panorama, que «traza una línea» entre “la paranoia creada por las mentiras de Bashir” y la muerte de su hermana dos años después, en un accidente automovilístico.

La BBC bajo fuego real

Oliver Dowden, el secretario de cultura, dijo que la revisión de Dyson había mostrado «fallas condenatorias en el corazón de la BBC». Advirtió que podría haber más reformas de gobernanza de la corporación en la revisión de los estatutos a medio plazo, programada para la próxima primavera.

La BBC, bajo fuego. Foto: EFE

La BBC, bajo fuego. Foto: EFE

«Celebro el hecho de que el nuevo liderazgo haya lanzado esta investigación independiente. Espero que se aseguren de que esto nunca vuelva a suceder», dijo.

Robert Buckland, el secretario de justicia, amenazó este viernes a la BBC con una reforma a la luz de los “devastadores hallazgos”. Dijo a Today en BBC Radio 4: “No fue solo la decisión de un reportero o un equipo de producción. Hubo decisiones tomadas mucho más arriba en la cadena sobre la conducta de estas personas, que ahora han demostrado, según Lord Dyson, ser infundadas y equivocadas”, sostuvo el secretario de justicia.

«Y, por lo tanto, el gobierno tiene la responsabilidad de mirar con mucho cuidado para ver si la gobernanza de la BBC necesita una reforma a la luz de estos devastadores hallazgos«. aseguró.

La Policía Metropolitana dijo el viernes que «evaluará» el contenido del informe de Lord Dyson «para asegurarse de que no haya nuevas pruebas significativas», después de decidir previamente no comenzar una investigación criminal sobre las acusaciones de actividad ilegal relacionadas con la entrevista de Diana.

Tim Davie, el director general de la BBC, describió los hallazgos como un «día oscuro» para la emisora​ .Fue quien dijo que la policía debía considerar si debían abrir una investigación criminal.

Suma de juicios

Matt Wiessler, un diseñador gráfico a quien Bashir le encargó la creación de documentos simulados, reconoció que existe una cultura dentro de la BBC que solo admite errores “bajo coacción”.

Le dijo al programa Today de BBC Radio 4 que todo lo que había recibido fue una «carta bien redactada» de la BBC, a las 10 pm del jueves, que hizo «el mínimo absoluto» para reconocer lo mal que lo habían tratado. «Es muy poco y demasiado tarde. Lo que ahora espero, después de tantos años, es que personas reales se acerquen y me hablen», dijo.

Harry y Diana. Foto: AFP

Harry y Diana. Foto: AFP

El informe de Dyson seguramente desencadenará una suma de juicios por compensación contra la BBC por los periodistas que perdieron su trabajo junto con productores, cuando dudaron de los métodos que utilizó Bashir para obtener la entrevista.

La BBC ha devuelto todos los premios recibidos por la entrevista, incluido un Bafta. La entrevista de Diana convirtió a Bashir en una estrella millonaria, después de que una audiencia de casi 23 millones la viera revelar detalles íntimos de su vida, incluido el comentario de que éramos «tres de nosotros en este matrimonio» en referencia al romance de Charles con Camilla Parker Bowles.Se fue a vivir a Estados Unidos y regresó en el 2016 a la BBC.

Dyson descubrió que Bashir había «engañado e inducido» al Conde Spencer a concertar una reunión con Diana para persuadirla de que aceptara la entrevista, en un departamento de Kensington «Este comportamiento viola seriamente la edición de 1993 de las directivas para productores de la BBC sobre el trato directo», añadió.

Bashir ofrece disculpas

Bashir renunció a la BBC el viernes por “razones de salud”, tras haber sufrido un cuádruple by pass, covid y una nueva operación cardiovascular. Pidió disculpas antes y ahora nuevamente por haber pedido los balances falsos del banco .Pero que el no dijo a la princesa ninguna información que ella no supiera.

Según las notas tomadas por el hermano de la princesa Diana, un ex periodista, en sus 38 puntos, Bashir afirmó que la princesa era escuchada, su auto vigilado, sus amigos coptados, que el príncipe Carlos estaba enamorado de Twiggy, su niñera, y había quedado embarazada de él.

Para William esas revelaciones acentuaron la paranoia de su madre, las sospechas en todos y finalmente, la llevaron a su muerte. La princesa Diana había rechazado toda protección policial británica tras su divorcio.

William y Harry continúan separados por diferencias. Pero se unieron en la condena a la BBC, tras el informe.

William había reconciliado su relación con la prensa paulatinamente. Pero Harry sigue con su aversión a los periodistas, ma los fotógrafos, a los paparazzis, que rodearon y torturaron su infancia, y según su visión. mataron a su mamá.

William y Harry

Siempre tan cuidadoso en las declaraciones públicas sobre su madre, William quiso inesperadamente aparecer ante la cámara el jueves tarde y, no publicar una declaración escrita. Una muestra de hasta donde eran importantes para la Familia real, para el padre y su hijo estos hallazgos sobre la BBC.

Con la muerte del príncipe Felipe y la reina nonogenaria, tanto el príncipe Carlos como su hijo William están tomando el control de la comunicación y la modernización de la Casa Real para imprimirle un nuevo tono. Los efectos de esta entrevista era para el padre y próximo rey una gran asignatura pendiente para su futuro en el trono y en el status de Camilla, su nueva esposa, que será reina y no condesa.

William culpó a la forma engañosa en que se consiguió la entrevista de alimentar la paranoia de su madre en esos últimos años de su vida y de empeorar la relación de sus padres. Son afirmaciones extraordinarias.

Pero también hubo una sensación de enojo porque si los denunciantes hubieran sido tomados en serio antes, entonces su madre habría sabido antes de morir “que había sido engañada”.

Se cuidó de no generalizar, aunque atacó con toda su fuerza a la cadena pública británica, probablemente herida de muerte en su futuro bajo el gobierno de Boris Johnson, que siempre quiso modificarla Hubo elogios para los periodistas de investigación , que lucharon para asegurarse de que se hiciera público el «comportamiento engañoso» de Martin Bashir.

La prensa británica mide cada palabra que dice en estas horas en el affaire. Muchos de los columnistas de entonces continúan ejerciendo su profesión hoy y tienen memoria histórica.

Cómo fue la entrevista

La princesa Diana viajó a Argentina un día después de su explosiva entrevista . En el avión, en el que viajó esta corresponsal y todos los corresponsales Royals británicos, estaba exultante. Se había tomado su revancha sobre Carlos y la Familia Real, que la había humillado y no la había defendido.

Lady Diana a bordo de "Berretín", en Península Valdés. Foto: archivo Clarín

Lady Diana a bordo de «Berretín», en Península Valdés. Foto: archivo Clarín

Todo lo que Diana dijo e hizo en su entrevista de Panorama con Martin Bashir, desde su maquillaje hasta su narrativa cuidadosamente ensayados sobre Carlos y Camilla, fue calculado para tener el máximo impacto. Nadie lo sabia. Fue planeada en secreto, filmada en el primer piso de su living en el palacio de Kensington durante un fin de semana. El único que lo supo y la protegió fue Paul Burrell, su mayordomo.

Diana podría haberse dado cuenta de lo dañina que sería la entrevista, o de que llegaría a arrepentirse.

Vestida de negro y con los ojos fuertemente rodeados de kohl, Diana quería presentarse como una víctima, pero también como fuerte y desafiante. Ni ella se imaginaba el daño que iba a producir, el impacto sobre la Familia real, sobre sus hijos pequeños o sobre su propia vida.

Primer punto: su reconocimiento de infidelidad. Carlos la había abandonado como esposa y ella tenía una colección de amantes, que todos conocían pero de los que pocos periodistas mencionaban.

Como Carlos antes que ella, en su escandalosa entrevista televisiva con Jonathan Dimbleby, ella admitió que le había sido infiel. Dijo del capitán, James Hewitt, veterano de la guerra de Irak: “Sí, lo adoraba”, “sí, estaba enamorada de él «.

Los cortesanos, “los hombres de gris” como los llamaba, eran sus enemigos palaciegos. Los llamaba el “enemigo interior”, como ahora son los de su hijo, el príncipe Harry.

Sin posibilidad de ser reina de Gran Bretaña, sin su titulo de Su Alteza Real, que implica la obligatoria reverencia, todo lo que quería era la definición de Tony Blair a la hora de su muerte: “ser la reina de los corazones de la gente”. Una frase que detestó Isabel, la verdadera reina, que exigió el divorcio, tras hablar con el Arzobispo de Canterbury y el primer ministro .

Bashir era un entrevistador calmo, que escuchaba y hacia las preguntas correctas para inducirla a hablar. Diana tenía un objetivo en esa entrevista: Carlos y Camilla, su amante. Al menos 23 millones de televidentes escuchaban azorados, frente al televisor tantas revelaciones.

Cuando se le preguntó qué papel había jugado Camilla en la ruptura de su matrimonio, dijo: «Bueno, éramos tres en este matrimonio. Así que estaba un poco abarrotado». Había preparado y ensayado cada frase.

Pero no fue lo peor en términos institucionales. Puso en duda la aptitud del príncipe Carlos, padre de sus hijos, para ser el próximo rey. Dijo que no estaba segura de si él podría adaptarse a lo que ella llamaba «el mejor trabajo».

«Mi deseo», agregó, «es que mi esposo encuentre la paz mental». El daño estaba hecho. La reparación de la monarquía iba a llevar años y estaba encabezada por la misma reina. El príncipe Carlos debió contratar un equipo de “spin doctors” para poder remontar su imagen en la opinión pública.

Las consecuencias inmediatas incluyeron la renuncia de su secretario de prensa, Geoffrey Crawford, a quien Diana había mantenido en la oscuridad sobre la entrevista. También lo había hecho su secretario privado, Patrick Jephson, que se marchó unos meses después a vivir a Estados Unidos.

Intervino la reina

Para la Reina fue la gota que colmó el vaso. Poco antes de Navidad, le escribió a Diana diciéndole que, tras consultar al primer ministro y al arzobispo de Canterbury, había llegado a la conclusión de que era hora de poner fin a la incertidumbre y de que Carlos y Diana tomaran medidas para divorciarse.

Las relaciones entre la familia real y la BBC también se vieron dañadas. Al año siguiente, el Palacio dijo que el mensaje de Navidad de la Reina, que siempre había sido transmitido por la BBC, se rotaría con ITV. No fue un castigo por la entrevista, según el palacio. Pero fuentes dejaron saber que la decisión había sido “acelerada” por el asunto Panorama.

Su amiga Rosa Monckton dijo que luego Diana se arrepintió de lo que había hecho. «Como el animal herido y atrapado, podría ser aterradora. Su infame entrevista en Panorama fue un ejemplo de eso», dijo.

“Nació de un deseo básico de lastimar a quienes ella sentía que la traicionaron. Pero también tuvo la capacidad de admitir sus errores y me dijo que lamentaba haber hecho el programa. Lo triste es que fue su única entrevista televisiva y fue Diana en su peor momento”, reflexionó Rosa Mockton.

Harry, como su mamá

El funera de Diana en 1997. Foto: AFP

El funera de Diana en 1997. Foto: AFP

Veinticinco años después de esta entrevista, uno de sus hijos está tan dañado como ella: el príncipe Harry, exiliado en Estados Unidos. Repudió la entrevista pero con otro contexto que su hermano William. Fue él quien caminó, a los 11 años, detrás de su féretro por las calles de Londres, en una ceremonia que fue la más dolorosa e innecesaria que recuerde para un niño.

Harry dijo que «el efecto dominó de una cultura de explotación y prácticas poco éticas finalmente le quitó la vida».

París, corresponsal

ap​

Lo último

Columnas