miércoles, diciembre 1, 2021

¡Lo quiero vivo! ¡Habrase visto!

Relacionados

En la sociedad mexicana la imagen del policía siempre ha sido una figura muy cuestionada, caricaturizada primero, respetada después, ahora riñe su estatus entre la institución encargada de resguardar el orden público y dar seguridad a las personas y un cuerpo de sospechosa integración penetrado por agentes del crimen. Pese a los esfuerzos institucionales, la creación de un cuerpo policiaco que garantice seguridad y confianza es un expediente frustrado en el régimen gubernamental de este país, se cuentan por decenas las pruebas de este aserto. Uno de ellos sucedió en Veracruz con la detención del señor Alberto Vázquez, proveedor de carne a la policía del puerto de Veracruz, sustraído violentamente de su domicilio por la policía, según testimonio de su esposa e hijos, quienes se dicen golpeados en ese operativo. Al margen de las investigaciones de rigor, lo más patético de ese caso es la escena en la cual la madre del detenido ruega por su hijo a la policía: ¡Por favor, lo quiero vivo! ¡Habrase visto!

Lo último

Columnas