jueves, diciembre 2, 2021

Morena pierde mayoría absoluta: El País

Prosa aprisa

Arturo Reyes Isidoro

Anoche, cuando cerraba esta columna, el diario El País en su edición de México nos adelantó a los suscriptores el resumen de una encuesta que anunció que daría a conocer a las diez de la noche.

El encabezado lo decía todo: “Morena pierde la mayoría absoluta y necesitará apoyos para controlar la Cámara, según una encuesta de SIMO Consulting para EL PAÍS”. Así, Morena ya no retendría los 255 escaños que ganó en 2018. Se quedaría con aproximadamente 230, según el medio, el más influyente en el mundo de habla hispana.

En los últimos días aquí he venido comentando la caída que está teniendo ese partido y en los 20 días que faltan para las elecciones podría acentuar su descenso. Seguramente este lunes será el comentario político del día y AMLO estará agrio en su mañanera.

Alerta la Iglesia contra camión bonito… pero cargado de dinamita

Recién, visitó mi domicilio una señora para invitar a mi familia a unirse a una “cadena” de promoción del voto en contra de Morena. La identifiqué como una promotora de la doctrina religiosa católica. Me comentó que otras personas andaban haciendo lo mismo por todo Xalapa.

A últimas fechas me envían con mucha frecuencia por WhatsApp o me comparten enlaces de mensajes de sacerdotes, igual, aunque sin ser directos ni mencionar a nadie por nombre y apellidos, pidiendo desde el altar a los fieles católicos que no voten por Morena e identificando—ninguna duda cabe que a él se refieren–a AMLO con Satanás.

En Xalapa, la Arquidiócesis está ocupándose en sus comunicados dominicales del proceso electoral y de las elecciones que tendrán lugar dentro de ya solo 20 días. Aparte del mensaje que quiere transmitir, realiza una especie de tarea pedagógica diciendo a su feligresía qué tener en cuenta a la hora de ir a emitir su sufragio. Ha venido diciendo que, para nada, nadie se debe quedar en casa el 6 de junio. También está combatiendo, pues, el abstencionismo.

No ha ocultado su inconformidad por la forma en que se está gobernando ni su acuerdo con muchas decisiones que han venido tomando. Denuncia también los problemas y las carencias, muchos ya viejos pero otros recientes, de los que responsabiliza, estos últimos, a los gobiernos morenos.

El mensaje de este domingo insistió en esa labor pedagógica, pero, ¡por todos los ángeles de la guarda y los querubines del paraíso!, incluyó un párrafo que me pareció llevar chanfle y que si no estaba dedicado a la persona del candidato Ricardo Ahued bien podría interpretarse como llevaba ese sentido. Lo transcribo:

“No basta que el candidato o candidata sea una ‘buena persona’, al final muchos de ellos dejan atrás sus convicciones y terminan sirviendo a los intereses de grupo o de un partido; vea (les pide a sus fieles) si esa bondad coincide con la plataforma política que lo promueve; alguien puede llevar un camión aparentemente muy bonito pero cargado de dinamita…”.

En Xalapa (para los lectores del resto del Estado) el comentario, casi generalizado, es que el senador con licencia es buena persona, pero muchos de sus simpatizantes le cuestionan o le reprochan que haya aceptado contender por las siglas y colores de Morena, por la decepción que ha causado este partido estando ya en el poder. Otro comentario, a ras de tierra, es que dentro de tres domingos no van a ir a votar contra él sino contra el partido que representa, que, para efectos de los resultados, que al final será lo que contará, no veo ninguna diferencia.

La Iglesia católica, pues, está en la contienda. Es y será un actor importante, que incluso puede resultar clave en el resultado si, con el poder de adoctrinamiento que tiene, orienta el voto de sus fieles hacia determinada persona o hacia determinado partido.

Si en Xalapa se trata del propio Arzobispado, cómo andarán los obispados respecto a los municipios y distritos de sus áreas.

Así, por lo menos en el municipio y en los distritos de la capital del Estado, Morena y sus candidatos no la tienen fácil. No solo se enfrentan a la oposición sino también a la Iglesia católica. Cierto, no se puede asegurar ningún resultado, pero, aparte de la disputa por la alcaldía, ya se corren apuestas y hasta dan tronchado ¡8 a 1! a que pierden los candidatos a diputados locales y federales de Morena. Quién saben que informes tienen que la duda no es si los morenistas van a perder sino qué candidatos y de qué partidos o alianza van a ganar.

Simpatizantes de Uriel Flores: ¡no somos acarreados!

Animada estuvo ayer la “Marcha de la Libertad” que realizó Uriel Flores Aguayo, candidato de Podemos a la alcaldía de Xalapa. Llamó la atención que sus simpatizantes portaban pancartas con las leyendas “Soy ciudadano ¡libre!”, “Soy ciudadano ¡digno!”, “No somos ¡acarreados!”, en alusión a los acarreos que está haciendo Morena, obligando a los trabajadores del Gobierno del Estado a salir a apoyar a sus candidatos bajo la amenaza de que si no participan les quitarán su trabajo.

Los ejes rectores de su campaña son la autonomía municipal, la transparencia total en tiempo real, la ciudadanía y la política social, la identidad histórica y cultural y la sustentabilidad.

A propósito, ante el crecimiento que ha tenido Podemos, ya empezó a sufrir los embates oficiales. Están tratando de quitarle candidatos y ya balearon una de sus casas de campaña, ataque en el que resultó herido de bala un reportero.

¿Por qué, para qué los acarreos?

De acuerdo al portal alcalorpolitico.com ayer hubo acarreo de personas para engrosar actos de candidatos de Morena en Perote y en Coatepec. Tienen el mismo patrón: obligan a trabajadores del Gobierno del Estado a participar bajo la amenaza de quitarles sus empleos si no lo hacen. Ya lo hicieron también en Boca del Río y en Xalapa.

Lo único que nos está diciendo esto es que no solo los está superando la oposición, sino que no tienen estructura ni militancia propias, lo cual no es raro si además sus candidatos son priistas, panistas y de otros partidos.

Por qué están empeñados en los acarreos. Sería indicio de que preparan fraudes, que buscarán rellenar urnas o falsificar boletas y ante los posibles reclamos de la oposición dirán que sus votos reflejan los “miles” que iban a sus marchas. Es un truco ya muy viejo. Se ve que están desesperados.

Surgen nuevos actores políticos

Pues sí. Como en todas las competencias, no hay enemigo pequeño. Lo que está permitiendo la participación de 14 partidos políticos es ir descubriendo nuevos actores, algunos (mujeres y hombres) una verdadera sorpresa que seguramente sobrevivirán al 6 de junio próximo y llegarán con vida política al 2024, pero, además, bien posicionados.

Otro es José Alberto “Chocolate” Pérez Fuentes, candidato del PES a la alcaldía de Xalapa, originario del barrio de El Dique.

No es proclive al alarde ni a la alharaca. Prefiere el trabajo callado pero efectivo. Se sabe que ante su avance y crecimiento ya le pusieron el ojo también desde el Palacio de Gobierno. Qué cosas. El hecho de que no sea político tradicional les gusta a sus paisanos, además porque sus propuestas tienen sustento en la raíz popular de la que surgió.

Regidora del PRD se suma a candidato de FxM

¡Vaya! En el municipio de Emiliano Zapata (antes Dos Ríos), ya conurbado con Xalapa, la regidora del PRD, Judith Gutiérrez Fernández, decidió apoyar al joven candidato a la presidencia municipal Aquiles Moreno Solano, del partido Fuerza por México, inconforme con la postulación de Renato Alarcón, del PRI, como candidato de la alianza Veracruz ¡Va! 

Quejándose que su partido hizo a un lado a sus militantes, dijo que el caso de Renato es parecido al de Shariffe Osman en años pasados, por extraños a la comunidad y que un proyecto innovador lo representa Aquiles candidato por Fuerza por México, “un joven con arraigo en el municipio que durante mucho tiempo ha recorrido las comunidades y ha escuchado de primera mano las necesidades del pueblo. Esto le ha permitido diseñar propuestas reales que nos permitan avanzar con paso firme hacia un futuro prometedor donde haya oportunidades de crecimiento para todas y todos”.

Recordó que, durante la pandemia, a través de despensas verdes apoyó a las personas en situación de vulnerabilidad y a la gente que se quedó sin empleo por la contingencia sanitaria, pues la verdura que se entregó a las personas fue comprada en su totalidad a los agricultores locales para que el beneficio económico se quedara en Emiliano Zapata y a la vez se incentivó el consumo local.

Lo último

Columnas