sábado, diciembre 4, 2021

Proceso electoral como profilaxis social

Relacionados

La llamada clase política nacional emergida de las áreas de la administración pública y de los procesos electorales es reflejo de nuestro contexto social, pues está integrada por individuos incorporados a la actividad política motivados por diferentes razones, ya por vocación de servicio, bien por sensibilidad social, por patológico afán de poder o impulsados por el afán de enriquecerse al amparo de poder. De quienes de esto último han hecho profesión de fe las cárceles y los juzgados nutren su población. Un efecto colateral del encono y la polarización característicos del proceso electoral en marcha es que no pocos aspirantes o candidatos están en celdas o pesa sobre ellos la advertencia de encarcelamiento. Otros, como sucede al candidato a la alcaldía de Huetamo, Mich., por Morena, sobre quien se publicó que la DEA lo acusa de mantener nexos con el crimen organizado. Claro, no basta con acusar pues tiene que comprobarse, pero dicho candidato niega la acusación y se dice tranquilo y sin impedimento legal para proseguir su campaña. Son gajes comunes en el actual proceso, que de alguna manera está sirviendo de profilaxis en las largas filas de políticos buscando chamba o simplemente seguir viviendo del presupuesto público.  

Lo último

Columnas