sábado, diciembre 4, 2021

Proceso electoral viciado

Relacionados

Es un hecho que la abierta intromisión del presidente de la república en el proceso electoral en marcha introduce elementos que influyen o pueden influir en el resultado final, como es el caso de Nuevo León en donde el propio López Obrador reconoce su injerencia respecto a la investigación iniciada por la Fiscalía Especializada en Delitos Electorales de la FGR contra los candidatos al gobierno de aquel estado, Adrián de la Garza y Samuel García. En una controvertida declaración el presidente primero señala: “las autoridades debemos de limitarnos en procesos electorales, para no favorecer a ningún partido, a ningún candidato. Y mucho menos utilizar los recursos públicos -que es dinero de todos- de manera facciosa”, solo para enseguida reconocer que está detrás de la denuncia “de las tarjetas rosas de Nuevo León. No podemos ser cómplices del fraude”, lo cual altera la correlación de fuerzas entre los diferentes aspirantes al gobierno de Nuevo León. Además, exhibe al INE y al Tribunal Electoral como instituciones incapaces de detener este tipo de intromisiones sin aplicar las sanciones correspondientes. Y, parafraseando al clásico, “aún hay más”.

Lo último

Columnas