jueves, diciembre 2, 2021

Renuncia auditor de la Función Pública adscrito a la Conade; señala simulación

Relacionados

Agencias/Sociedad 3.0

Como coordinador de Auditoría Financiera en el Órgano Interno de Control (OIC) de la Secretaría de la Función Pública (SFP), adscrito a la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade), Luis Fernando Montaño Meneses fue nombrado jefe de un grupo de trabajo de tres personas para ejecutar una orden directa del presidente Andrés Manuel López Obrador: auditar el Fondo para el Deporte de Alto Rendimiento (Fodepar), fideicomiso que ya desapareció como consecuencia de su propia corrupción.

El auditor Montaño renunció a su cargo el 28 de febrero último, indignado porque el personal del OIC no ha elaborado los informes de las irregularidades detectadas para darle continuidad al combate a la corrupción en la Conade, pese a que en una nueva auditoría otra vez detectó el manejo irregular de recursos públicos: ahora se trata de 106 millones de pesos.

Montaño Meneses prefirió hacerse a un lado al ver que ya habían pasado dos meses desde que venció el plazo para que los servidores públicos señalados solventaran las cinco nuevas observaciones –lo cual no ocurrió– y al confirmar que Pedro Samuel Galicia Martínez y Luz María Lugay Brito, titulares del área de auditoría interna y de auditoría financiera, respectivamente, no han hecho los reportes de las tres irregularidades detectadas que sirven de base para elaborar los informes de presunta responsabilidad.

El auditor de 31 años, seis de los cuales trabajó en el OIC de la Conade, lamenta que esté frenada la investigación que realizó durante 20 meses en jornadas de 12 horas diarias, incluso los fines de semana, que no interrumpió pese a la pandemia y donde prácticamente todos los que se presentaron a trabajar se contagiaron de covid-19.

Explica que la importancia de que estén bien hechos los informes de irregularidades detectadas depende el éxito de que las faltas cometidas por los servidores públicos sean sancionadas, sobre todo si se tratan de delitos que puedan ser del tipo penal.

Tras haber renunciado, Montaño le envió una carta a la secretaria de la Función Pública, Irma Eréndira Sandoval, donde la alertó acerca de que “la corrupción en la Conade no sólo existe y es evidente, sino que prolifera”, e hizo hincapié “en la falta de voluntad y conocimientos” de quienes ahora trabajan en el OIC de la Conade. Hasta ahora, Montaño no ha recibido una respuesta.

“Yo determiné las observaciones. En este momento ya deberían estar terminados los informes de irregularidades detectadas. Yo salí de la Conade el 28 de febrero y ya ha transcurrido tiempo suficiente para que las personas que están ahí ya los hubieran realizado y turnado al área de quejas del OIC”, dice Luis Fernando Montaño.

–¿Esto favorece la impunidad?

–Ahorita sí es un caso de impunidad, tanto en la segunda auditoría como en la primera (correspondiente al primer semestre de 2019). En la primera las faltas administrativas graves y las no graves se han sancionado. Sin embargo, no es suficiente, porque esto trasciende al ámbito penal.

­–Existe un expediente basado en los resultados de la primera auditoría que no ha sido consignado a la Fiscalía General de la República, ¿por qué?

–Sí, yo realicé el proyecto de la denuncia penal con todos los hechos, y desde el año pasado se lo di al entonces titular del OIC, Filiberto Otero, para su revisión. Esperamos que muy pronto sea presentada esa denuncia penal con todos los elementos una vez que estén notificadas las faltas administrativas graves.

–¿Qué delitos se configuran por los malos manejos del dinero de fideicomiso Fodepar en el primer y segundo semestre de 2019?

–Me atrevo a decir que son hechos de corrupción, omisión, cohecho, peculado… son algunos de los que yo podría nombrar. Ya le corresponde a la autoridad competente determinarlo. También el desvío de recursos públicos, por supuesto.

–¿Está de acuerdo con las sanciones que hasta ahora ha impuesto la Secretaría de la Función Pública a unos cuantos de los servidores públicos responsables de cometer esos actos de corrupción?

–Es lo que está en ley. Personalmente no comparto lo que está en la ley y las sanciones. A mi juicio, como profesional, creo que son muy endebles esas resoluciones por el tipo de sanciones.

–¿Por qué renunció a su cargo si su trabajo ayudó a exponer la corrupción que existe en la Conade?

–Porque directamente de la SFP nombraron como titular del área de auditoría a una persona que no tiene, a mi juicio profesional, los conocimientos en auditoría al Fodepar, ni conocimientos sobre este trabajo arduo que hemos realizado los pocos auditores que estábamos en ese OIC, y me incluyo porque yo fui a quien se le designaron estas auditorías. Yo hice un trabajo digno de una instrucción presidencial.

“El equipo de auditores se ha venido abajo con estas decisiones tomadas desde la SFP por el coordinador de Órganos de Vigilancia y Control (Federico Huchim), designando a personas sin experiencia. Lo podemos ver: si hoy no están presentados esos informes de irregularidades, quiere decir que no ha sido la decisión correcta nombrar a un titular así.”

–¿Hay un pacto entre los servidores públicos señalados y alguien en la Secretaría de la Función Pública que pretende que no sigan con las sanciones?

–Es una de las razones por los cuales yo decido separarme. Los resultados de esas auditorías hablan por sí mismas.

“Considero que puede haber un indicio, esto no me huele bien, de que le quieren echar tierra, lo quieren tapar o hay una cierta complicidad. Considero que, en efecto, puede haber una relación de complicidad entre el personal interno de la SFP con las decisiones que están tomando en el Órgano Interno de Control porque, además, no han nombrado a los titulares del área de Responsabilidad ni al del área de Quejas y Denuncias del OIC”.

–¿Cómo se pudo realizar la malversación de los recursos en la Conade?

–Me atrevería a decir que es una asociación delictuosa. Lo digo con todas las palabras porque, como parte de la auditoría, elaboré un mapa de todos los procesos que están normados con las reglas de operación del fideicomiso para la solicitud, aplicación y comprobación de los recursos.

“Inclusive le di un mapa de esto a Filiberto Otero para que él lo pudiera ver directamente con la secretaria de la Función Pública, Irma Eréndira Sandoval, y que se lo hicieran saber a otras autoridades, como a Raquel Buenrostro del SAT (Servicio de Administración Tributaria) y a Santiago Nieto de la UIF (Unidad de Inteligencia Financiera), para que también investigaran en el ámbito de su competencia el destino de estos recursos”.

–Israel Benítez, quien fue destituido por la Secretaría de la Función Pública y quien fue inhabilitado del servicio público durante seis meses por los actos de corrupción en los que incurrió, continúa presentándose en la Conade y ejerciendo el cargo que ahora ocupa su cuñado, Óscar Juanz, ¿esto lo sabe el OIC y la SFP? Si es así, ¿por qué no actúan?

–Sí, por supuesto que sí (lo saben) y me atrevería a decir que también el comisario público de la Conade (Ángel Jonathan García Romo) está enterado de esto. No sé si hay una investigación al respecto, pero por supuesto que tenemos conciencia y razón de que sí está, no sé si operando, pero sí se está presentando en las instalaciones, al menos en el Cnar (Centro Nacional de Desarrollo de Talentos Deportivos y Alto Rendimiento).

“La propia titular de la Conade (Ana Guevara) debería de evitar eso. Probablemente hay una relación de complicidad ahí”.

**Con información de PROCESO

Lo último

Columnas