viernes, noviembre 26, 2021

Tan lejos del estadista y tan cerca de la paranoia

Desde el Café

Bernardo Gutiérrez Parra

A principios de mayo el analista político y economista Macario Schettino, escribió un artículo que comienza con una frase rotunda: “Señor Presidente, usted está enfermo. No me refiero a su afección cardiaca o alguna otra dolencia física. El asunto es mental“. Y en efecto, Andrés Manuel está más para el diván de un psiquiatra que para dirigir los destinos de 126 millones de mexicanos.

Su paranoia es evidente.

Ve enemigos y conspiradores en los empresarios, escritores, periodistas, medios de comunicación y una pléyade de hombres y mujeres a los que ha echado en el saco de los conservadores y neoliberales, pero no tardará en ver a más embozados en sus secretarios de gabinete, sus colaboradores cercanos, sus consejeros y hasta en sus familiares.

A esa paranoia hay que agregar su desprecio por el pueblo que gobierna.

Primero fueron las madres a las que dejó sin estancias infantiles, luego los niños con cáncer que han muerto por falta de medicinas y ahora los 25 muertos y más de 70 heridos en el trenazo de la Línea 12 del Metro.

Casi de un día para otro más de 130 mil madres se quedaron sin estancias para sus hijos. Se calcula que la mitad dejó sus fuentes de empleo a fin de atenderlos y ahora trabajan en lo que pueden para tener un sustento. La ayuda que les prometió Andrés Manuel les llegó una vez y se evaporó.

Lo que sucede con los niños con cáncer es un crimen con todas sus letras. Más de mil 500 han fallecido por falta de medicamentos y esto podría llevar al tabasqueño a una corte internacional acusado de infanticidio. Descalificar las protestas de sus padres con el infame argumento de que son manipulados es algo que nunca debió decir alguien que quiere pasar a la historia como presidente humanista.

Su primera reacción ante la tragedia en la Línea 12 no fue la de una persona sensible y menos la de un humanista. Fue la de un sujeto vulgar y grosero. Un acto de humanidad hubiera sido trasladarse al lugar de los hechos para estar cerca de las víctimas y los deudos y no para tomarse la foto, sino para mostrarse solidario. Pero los mandó al carajo.

Igual que a las madres de los desaparecidos que en pleno 10 de mayo y desde el Zócalo le rogaron, más que exigirle, que las ayude a encontrar a sus hijos. Andrés Manuel las ignoró y prefirió consentir a las madrecitas de Palacio Nacional con un concierto de Laura León.

 ¿Por qué desprecia a toda esa gente que es parte del pueblo? Porque su noción de pueblo tiene que ver con los aplausos que recibe en sus mítines y no con el sufrimiento y abandono de millones de mexicanos.

Si algo lo sacó de sus casillas en relación al trenazo, fue no haber encontrado culpables entre “los de antes” para aplastarlos con el peso de su autoritarismo. Sabe quiénes son los responsables y eso lo incomoda porque son sus dos alfiles para sucederlo en la presidencia. Aunque eso está por verse.

Parte de su paranoia es continuar en el cargo después del 2024 y ayer dio el primer aviso al manifestar que los trabajadores de la refinería de Dos Bocas le pidieron que se reelija, aunque sólo él fue testigo de semejante petición.

Pero les contestó que no. “¿No ven que ya estoy chocheando y que además soy partidario de la no reelección? Soy maderista. Yo hasta el 24 y me jubilo”. Pamplinas… verás lector cómo en sus siguientes giras habrá adoradores que “espontánea y sinceramente” le pedirán lo mismo. Y en una de esas les agarra la palabra.

López Obrador no está bien, padece de psicopatía. Y no porque lo diga Schettino (que aparte le dijo sociópata y narcisista) o lo diagnostique un psiquiatra. No, no es por eso. No se necesita ser especialista para advertir lo evidente.  

Basta escuchar cómo miente, calumnia, difama, humilla y hace trizas reputaciones desde su púlpito en Palacio Nacional. Basta ver cómo se pasa la Constitución por el forro, cómo rehúye a los problemas por la falta de servicios y cómo está metiendo las manos en el proceso electoral. Basta ver cómo está dejando crecer a la delincuencia, cómo ha multiplicado a los pobres y cómo va a contracorriente de los anhelos y aspiraciones de la mayoría de los mexicanos, incluidos 12 de los 30 millones que sufragaron por él.

En síntesis, basta ver cómo está dejando al país para que nos demos cuenta que más que el estadista que nunca será, está en la antesala de convertirse en un redomado orate.

[email protected]

Lo último

Columnas