miércoles, agosto 10, 2022

Las refinerías de nunca acabar

Lo último

Durante el primer año de esta administración, 2019, un tema de debate público fue la anunciada construcción de una refinería en Dos Bocas, cuyo costo se calculaba entre 6 mil y 8 mil millones de pesos. Adicionalmente, se anunciaba la rehabilitación de las refinerías de Minatitlán, Salamanca, Tula, Cadereyta, Madero y Salina Cruz para procesar 1 millón 863 mil barriles de crudo por día en 2022, obteniéndose 781 mil barriles de gasolina y 560 mil de diésel diariamente. Ese fue el proyecto anunciado para obtener “la soberanía energética” de que tanto habla el presidente. Pero, a casi tres años de gobierno ninguna de las refinerías ha sido reconfigurada y ya se habla de un sustancial aumento en el costo final de Dos Bocas (desde el gobierno 10 mil millones de dólares, pero los especialistas calculan entre llegaría a 12 mil millones). Ahora, Pemex es “dueño” de Deer Park, los especialistas coinciden en que es mejor negocio que haber iniciado Dos Bocas y que hubiera sido suficiente reconfigurar las refinerías existentes para aumentar la producción de gasolinas. No pinta bien este negocio.

Relacionados

Columnistas