sábado, septiembre 25, 2021

¿Consulta Popular o Censo a la 4t?

El próximo domingo estamos convocados a participar en la Consulta que el presidente desea pero que él mismo ha declarado que no participará, dice que lo suyo no es la venganza.

Se gastarán 530 millones de pesos, que se le tiene que sumar lo que nos cueste toda la propaganda y acarreos el día de la consulta, es decir, fácilmente el chiste nos costará mil millones de pesos a los mexicanos.

¿Tendrá alguna utilidad?

No lo creo, es un ejercicio inútil y absurdo. La redacción de la pregunta es un despropósito en si mismo, y la interpretación es tan ambigua que difícilmente representará un deber legal a alguna autoridad. En todo caso, solo se trata de un recurso político para endosar la responsabilidad de la acción legal contra los expresidentes a los votantes, en especial Peña Nieto.

Posiblemente lo que el Presidente López Obrador no haya previsto en su consulta es que esta no prendiera entre los mexicanos, no veo la expectativa de ir masivamente a votar el próximo domingo, eso puede ser que no haya estado en los cálculos políticos en Palacio Nacional en un principio.

Ahora lo que enfrenta López Obrador ya no es una consulta, más bien se trata de un censo de fuerza política a medio sexenio. Lo que veremos el domingo es un pase de lista de la base dura del “obradorismo”. No estoy hablando de Morena, el partido tuvo su prueba en las pasadas elecciones, lo que veremos el domingo es el tamaño real, medible y absoluto del peso político del presidente. El convocante es él, nadie más y nadie menos. La retórica de la consulta es suya y de nadie más.

Los mexicanos lo acompañaron en la elección presidencial con más de treinta millones de votos, un logro enorme. En la Rifa del Avión Presidencial ya los seguidores no estuvieron tan dispuestos a pagar $500.00 por un boleto, una cosa es apoyarlo y otra es meterle lana al asunto. No pudieron vender ni un millón de boletos de la rifa, fue un fracaso absoluto que no esta dispuesto a repetir.

En esta ocasión no hay cover, es gratis y la mesa, las más de 57 mil mesas receptoras que instalará el INE, están puestas a recibir los millones y millones de “obradoristas” con su boleta para de una vez por todas enjuiciar a los expresidentes.

En esto no hay ambigüedad, al presidente se le verá el parque político con el que cuenta para finalizar su sexenio, insisto, no estoy hablando del peso de Morena, estoy hablando de la convocatoria real con la que cuenta el presidente.

Si la votación es alta, el presidente podrá hacer planes para gobernar por decreto los próximos tres años, pasándose el Congreso por el arco del triunfo. Si no son los esperados, pero anda en más de 10 millones, cambiar un poco el discurso y echar mano de algunos recursos nacionalistas que inflen al votante podrá ser suficiente. En caso de malos resultados, lo único que le resta al presidente es llevar todo al límite.

El domingo no enjuician a los expresidentes, el único que pasa al banquillo es el mismo López Obrador, del resultado que obtenga será la radicalización que le veremos en los próximos tres años.

Por eso ya anda con la retórica que le mandan desde La Habana y Caracas.

Sabe que si cae uno caen todos.

Yo no voy a votar, por si andaban con el pendiente.

Jorge Flores Martínez

[email protected]

[email protected]

Twitter: @jorgeflores1mx

Lo último

Columnas