sábado, septiembre 25, 2021

Del dinero mal habido…

Opiniones y Comentarios 

Julio Ricardo Blanchet Cruz

[email protected]

Ni Dios puede con la corrupción. Esperando que el buen Dios tome lo anterior como el reto de un simple mortal, para que descubra su poder por sobre todas las cosas y le haga a la corrupción lo mismo que le hizo al Titanic; cuando por andar de habladores se dijo que ni Dios podía hundirlo…

El caso es que, si Dios no puede, el Papa Francisco menos; a pesar de que lo ha intentado.  No es descabellado decir que la curia es peor que los cárteles, porque el Vaticano es la más antigua de las monarquías que vive del chantaje y en el más ofensivo lujo…

Y todavía festinan que van a someter a juicio a Angelo Becciu, el tercero en poder después del Pontífice; y lo sientan en el banquillo de los acusados por corrupción en la compra de un lujoso edificio en Londres…

Señalando en la operación obstrucción de la Justicia y malversación de fondos; pues además el cardenal “convencía” a sus subordinados para que declararan en falso ante las Autoridades respecto al millonario desvío de fondos…

Como si el dinero fuera más importante que la moral que pregonan; pues no le dan la misma importancia a los actos de pederastia que se han destapado por donde quiera que pasan los religiosos…

En Veracruz los hipocritones se escandalizan por haber despenalizado el aborto; pero no dicen nada de los niños auténticamente canadienses que fueron asesinados por los propios curas encargados de educarlos… 

Corría el 2013 cuando el Papa Francisco le pidió al obi$po de Limburg, Alemania, Franz-Peter Tebartz-van Elst, que abandonara temporalmente la dióce$i$ por un periodo de tiempo no especificado…

Y todo después de que se diera a conocer el hecho de que el santo hombre había mandado remodelar su mansión y se había gastado 31-treinta y un- millones de euros -leyó usted bien, amable lector- en los arreglos que le hizo…

Y si a eso le sumamos que un año después, en 2014, el arzobi$po de Atlanta, Georgia, Wilton Gregory, tuvo que disculparse ante la comunidad por haberse mandado a hacer una casita que le costó 2.2 millones de dólares…

La siguiente pregunta es: ¿Por qué son así?  Porque al parecer les pasa lo mismo que a los políticos, que inician con sueños, pero inevitablemente acaban enlodados en el pantano de la corrupción…

Y es que hay leyes no escritas que van más allá de cualquiera otra consideración o texto: “El dinero mal habido no rinde”.  Por eso necesitan cada vez más y más; y nunca les alcanza.  No importa la cantidad que tengan o atesoren; nunca les es suficiente…

La fortuna con la que se inició lo que hoy es El Vaticano, es dinero mal habido.  “La Donación de Constantino” es el fraude más grande que se ha cometido en la Historia de la humanidad.  Por no mencionar el perdón de los pecados, que representa el vivir de engañar a la gente. Y eso también es dinero mal habido.  

Y nos vemos mañana, si el Sol me presta vida.

Lo último

Columnas