martes, septiembre 28, 2021

O son; o se hacen…

Opiniones y Comentarios 

Julio Ricardo Blanchet Cruz

[email protected]

Uno intenta ser prudente; pero se pasan.  Parece que no entienden que le hagan como le hagan, incluyendo Vudú, exorcismos y todo lo que se les ocurra -ha habido políticos que creen en la brujería y esas cosas. Francisco I. Madero (1873 – 1913) entre ellos- el problema de los cárteles de la droga y la inseguridad que han generado NO TIENE SOLUCIÓN…

Nadie lo ha solucionado combatiéndola con la Justicia.  Nadie.  Ya podrán enviar a la Marina, la Fuerza aérea, el Ejército y a todas las policías, que no podrán con ellos.  Desde que Calderón les declaró la guerra ahí en Michoacán, nada ha mejorado. Aunque por ahí se tengan otros datos que en nada se respaldan con los hechos…

Y no nada más es la apreciación de los que vivimos la creciente inseguridad.  No entienden que desde Washington se dan cuenta del avance de los cárteles; y que con el Presidente que tienen, que salió mucho peor que el anterior -cosas que suceden no nada más allá-…

Con la calificación de terroristas, está más que puesto a iniciar una guerra para salvar su economía; siempre lo han hecho así.  Por lo que la espada de Damocles pende sobre la cabeza de la 4T; además de que el Benemérito de Tabasco, sabido es, que no le es muy simpático a Biden…

Ya hace 50 años que el malhadado Richard Nixon inició la campaña contra las drogas; y de ese entonces a la fecha nada ha mejorado, por no decir que todo está peor.  Los cárteles se han enriquecido y multiplicado de una manera impresionante…

En un mundo donde el dinero es el verdadero dios de todos, pues ante él se rinden; casi nada está fuera del alcance de los narcotraficantes.  Y no necesitan secuestrar a jóvenes para convertirlos en sicarios, como por ahí dicen; no…

En un mundo sin oportunidades, jóvenes que quieran entrar al negocio de las drogas, lo que les permite andar armados y por ello ser “respetados”; sobran.  Además de que la paga es buena…

Los autodefensas que tanto incomodaron al Presidente López Obrador, tampoco van a poder detenerlos; aunque tienen todo el derecho de intentarlo.  La guerra está perdida; de hecho, siempre lo estuvo…

La única solución para acabar con lo que está sucediendo, es legalizar las drogas.  Y todos lo saben.  La pregunta es ¿por qué no lo hacen si con ello se acabarían las matanzas? además de que todos saldrían económicamente beneficiados…

Y el ejemplo lo tenemos aquí al lado, donde la marihuana se ha convertido en una industria que va más allá de lo lúdico y lo gastronómico.  Entre muchas otras cosas se puede hacer papel…

Y eso beneficiaría al campo en todos sentidos, es una planta mágica que daría hasta para combustibles.  Mientras aquí las autoridades están deshojando la margarita y poniendo trabas para aprovecharla. 

Y no muy cambiando de tema de son o se hacen…

En otro renglón en el que no han querido entender la magnitud del problema, es en el renglón salud.  La industria de la salud está en manos de personas más interesadas en el dinero que en la salud; por no decir en manos de auténticos hampones.  Se ha dicho hasta el cansancio…

Y todo empezó hace no mucho con el neoyorkino John D. Rockefeller (1839 – 1937) habiéndose hecho rico con el petróleo -la Standard Oil Trust- pues llegó a controlar el 90 % del petróleo de EE.UU. desde su extracción hasta la gasolinera de servicio, todo era suyo…

Arriesgó algunos centavitos en la Prensa y como las medicinas se hacían con derivados del petróleo, instruyó a sus gacetilleros para que hablaran mal de las medicinas tradicionales, como la herbolaria, hasta que fueran consideradas como “alternativas” por las Autoridades…

Y; pues tan fácil como eso, se hizo de la industria farmacéutica empezando por comprar a Alemania la empresa que surtía medicinas al gobierno nazi.  El caso es que movió sus influencias y logró al poco tiempo que la autoridad sanitaría de aquel entonces, a las medicinas naturales, las considerara como ¡charlatanería!… 

En el ocaso de su vida, dándose cuenta de que todo se regresa, ya que al parecer padecía alguna enfermedad -era extremadamente delgado- se volvió de la iglesia Bautista y convirtiéndose en filántropo, prácticamente regaló todos sus bienes…

Quienes lo han juzgado como un pésimo patrón que explotaba a los trabajadores, no están muy lejos de la verdad.  Y dicen que ni donando toda su fortuna pagó el daño que le hizo a la humanidad al haber impuesto las medicinas de patente -porque además ¡las patentó!- cuyos productos salen de los laboratorios, desplazando a las medicinas que salen de la Madre Tierra…

Y ese concepto basado en la economía ha llegado hasta nuestros días en que aún quieren curar la pandemia por los caminos equivocados, sin entender que la medicina se convirtió en un negocio.  Porque si estuvieran haciendo las cosas bien, no se tendrían estos resultados.

Y nos vemos mañana, si el Sol me presta vida.

Lo último

Columnas