miércoles, julio 28, 2021

Querido Amigo Marduck

Hasta siempre querido amigo.

Mtro. José Miguel Naranjo Ramírez.

Te conocí en abril de 2013, eran los inicios de tu bella aventura con los libros, en la calle Juan Soto N.17 de la ciudad de Xalapa, Ver. nació la hoy emblemática librería: “Los Argonautas”, recuerdo que ingresé a ese local pequeño, largo, lleno de libros de uso, estabas solo y te pregunté por los ensayos de Miguel de Unamuno, me dijiste que al momento no lo tenías pero que si lo conseguías me mandabas mensaje, a los pocos días recibí una llamada de un número no registrado, contesté y con tu singular voz me dijiste que habías conseguido todos los ensayos de Unamuno en la edición Aguilar, luego, luego fui por ellos y empezamos a platicar de libros, autores, y por el tono de mi voz me empezaste a decir “costeño”, este fue el inicio de una amistad que cada día se fue acrecentando, digo cada día porque realmente fue así.

Al poco tiempo de visitar casi a diario tu librería fui conociendo y haciendo muchos amigos, al inicio sólo compraba libros y tomaba café, pero una vez que empecé a conocer a nuestros amigos en común, Rafa, Toño, Jair, Fauno, Pablito, Gerardo, Nuria, Iver, me encontré con el juego del Backgammon y este bello juego nos provocó tardes y días de diversión, para ser honesto yo no conocía el juego, sólo los veía jugar y para ponerle emoción apostaba cinco pesos por fuera, Amigo querido, poco te iba a ti porque juagabas bien pero tenías mal dado, pero tu pasión y energía que transmitías cuando te aventabas un tiro ganador la recordaré siempre, “¡Oh Dios dámelo, dámelo, dame ese 6-6!” Y cuando salía tu emoción era indescriptible.

El juego fue una constante por varios años, recuerdo aquella tarde que jugamos con tu finado padre Jorge Obrador Capellini, al fin tu padre, tenía un carácter voluntarioso y se defendía con todo para ganarnos, al final, ganara quien ganara terminábamos cenando o a veces tomándonos unas cervezas, escuchando música, platicando de libros, anécdotas del pasado y del presente, por supuesto que tus amados hijos Mateo y Dara siempre estaban presentes en tus platicas, planeando, soñando, preocupándote y ocupándote por el bienestar de ellos, gracias a tu amistad pude conocer a tu apreciada familia, tus padres, hermanos, hijos, e incluso en este momento que escribo evoco la gran tarde bohemia que pasamos con tu tío Tomás, su esposa Guadalupe Cuesta  y su hija Adriana, la tarde inició yéndonos con tu prima Adriana “Al Papaloapan”, pero lo mejor fue cuando terminamos la bohemia en tu pequeña librería y empezamos a cantar grandes boleros, allí don Tomás le cantó a tu tía Lupe Cuesta boleros que le expresaban su gran amor, no obstante, el momento estelar fue cuando fiel a tu estilo pediste la voz y recitaste el gran poema de Kavafis titulado: “Ítaca.” Escribiré sólo la entrada porque sé que cualquier amigo en común cuando llegue a esta parte de la lectura te recordará recitando este poema: “Cuando emprendas tu viaje a Itaca, pide que el camino sea largo, lleno de aventuras, lleno de experiencias.”

Cuando te escuché recitar poemas comprendí porque eras el favorito del Maestro Sergio Pitol para que hicieras las lecturas en voz alta a los poemas que veían en clase, el sonido de tu voz y el sentimiento que le imprimías eran cautivantes. Fuiste un amante de los libros, un lector, pero sin duda tus mayores lecturas y estudios lo dedicaste al gran poeta mexicano Jorge Cuesta, por cierto, familiar muy cercano por parte de tu señora madre, gracias a esas lecturas exquisitas que realizaste sobre el poeta nos dejas la antología que tú diseñaste y prologaste titulada: “El rumor de su vacío.”

Querido amigo Marduck, hay muchas cosas más que pudiera narrar, contar, realmente tengo miles y miles recuerdos contigo, las ferias del libro en la Plaza Lerdo, en El Colegio Preparatorio Juárez, también rememoro que en “Los Argonautas” en diciembre de 2014 iniciamos las conferencias que me invitaste a impartir sobre el Tango, estas se replicaron en 2015, allí presentamos libros, planeamos cosas, dentro de todos estos planes, metas y sueños, lograste uno que a todos nos tenía maravillados, este sueño hecho realidad fue construir una librería grande, llena de libros, donde se pudieran ampliaran las actividades culturales, disfrutar de un delicioso café y allí está tu bella y hermosa librería, con tu sello, con tus gustos, con todas tus pasiones.

Hoy 17 de julio de 2021 después de estar varios días hospitalizado y todos nosotros los que te queremos al pendiente por tu salud, y, sobre todo, deseando de todo corazón que salieras adelante, he recibido la terrible noticia de tu partida, el mensaje de tu muerte me ha dejado helado, no he querido hablar con nadie, lo único que he podido hacer es escribirte estas letras de despedida, decirte querido amigo que nos harás falta, que dejas un gran vacío en las personas que te queremos, que te recordaré siempre, y aunque sabemos que la muerte es parte del ciclo de la vida, hasta horas después de la noticia de tú partida, tu muerte todavía no la asimilo, por ahora sólo puedo escribirte que te queremos, te queremos y te queremos.

Gracias por tu amistad, cariño y grandes momentos compartidos, y como dice ese gran poema de Kavafis que tanto disfrutabas:

Itaca te brindó tan hermoso viaje.
Sin ella no habrías emprendido el camino.
Pero no tiene ya nada que darte
.”

Tu viaje terrenal ha terminado, ahora emprendes el viaje eterno, pero gracias a este hermoso viaje terrenal tú si nos diste mucho, y con todo ello nos quedamos.

¡Hasta siempre querido amigo!, hasta siempre Raúl Marduck Obrador Garrido Cuesta.

Correo electrónico: [email protected]

[email protected]

Facebook: Jose Miguel Naranjo Ramirez.

Lo último

Columnas