martes, mayo 24, 2022

Universidad de Tamaulipas habría desviado casi 450 mdp

Relacionados

Agencias/Sociedad 3.0

En los últimos dos años la Universidad Autónoma de Tamaulipas (UAT) habría desviado casi 450 millones de pesos provenientes de recursos estatales y federales hacia una red de empresas fantasma, a través de un mecanismo fraudulento similar al utilizado en el esquema de desvíos conocido como «La estafa Maestra»

De acuerdo a reportes, estas presuntas operaciones irregulares habrían sido autorizadas por el secretario de Administración de dicha casa de estudios, Víctor Hugo Guerra García, primo del actual gobernador de la entidad, Francisco Cabeza de Vaca, quien a su vez también se encuentra bajo investigación por diversos delitos, entre ellos lavado de dinero y delincuencia organizada.

Lo anterior así lo señala una investigación de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda, que el día de ayer procedió con una denuncia ante la Fiscalía Especializada en Combate a la Corrupción de la FGR en contra de Guerra y de cinco funcionarios más del mismo plantel.

De acuerdo con autoridades federales con conocimiento del caso, entre 2019 y 2020 la UAT recibió a través de diversos convenios asignaciones presupuestarias de parte del gobierno federal y de la administración estatal. Se trataba de recursos que tenían la finalidad de fortalecer la operación de esta institución, así como financiar diversos proyectos de investigación.

Sin embargo, lo que se identificó es que la Secretaría de Administración de la UAT autorizó múltiples contratos con cuatro compañías para la realización de supuestos servicios. Todos ellos por un monto total que asciende a los 442 millones de pesos.

Ante esto, al revisar a las compañías, la UIF encontró que estas tenían las características de empresas fachada, es decir, que aun cuando están legalmente constituidas y pueden facturar pagos carecen de los recursos humanos y materiales para realizar cualquier tipo de trabajo.

Así, con el apoyo de diversas instituciones bancarias la UIF verificó que la Universidad sí transfirió los recursos a las referidas compañías fantasma que, a su vez, lo triangularon entre ellas. Incluso se presume que una parte significativa del dinero fue retirado en efectivo.

Con información de Animal Político

Lo último

Columnas