sábado, septiembre 25, 2021

Videovigilancia ciega

Usted Dirá…

El viernes por la noche, en la ciudad capital del estado, sobre la avenida Xalapa sufrió un atentado contra su vida Ernesto Cuevas Hernández “Gallo Bolo” ex diputado local y actual subprocurador estatal del Medio Ambiente.
El funcionario estatal presuntamente compraba flores en una florería que se ubica muy cerca del Panteón Xalapeño cuando un sujeto se le acercó y sin media palabra le disparó y una de las balas le dio en la cabeza.
Lo operaron de emergencia y hasta donde se tiene conocimiento Ernesto Cuevas sigue delicado de salud, los médicos lo reportan “estable, pero muy grave”. Desde que las autoridades tuvieron conocimiento del ataque contra “Gallo Bolo” como lo apodan en el medio político, hasta el día de hoy existe absoluto hermetismo en torno a estos lamentables hechos, así como las líneas de investigación que se abrieron.
El sábado algunos medios digitales corrieron la versión de que ya había un detenido en calidad de probable responsable y que lo habían detenido la madrugada de ese mismo día a través del operativo “circulo rojo” que implementaron las corporaciones policiacas.
Pero este caso me remonta al bienio de gobierno de Miguel Ángel Yunes Linares cuando se invirtieron millonarios recursos para el llamado “Sistema Estatal de Videovigilancia” y que según la administración de Cuitláhuac García Jiménez resultó ser todo un fraude.
Quizás amable lector usted aún recuerde que el 9 de abril del año 2019, el secretario de Gobierno, Eric Cisneros Burgos y el de Seguridad Pública, Hugo Gutiérrez Maldonado, acudieron a la sede de la Fiscalía Ganeral de la República a presentar formal denuncia en contra del ex gobernador Miguel Ángel Yunes Linares por presunto peculado, precisamente porque de un total de 6 mil 324 cámaras sólo ¿funcionan? o funcionaban mil 695, es decir sólo el 28 por ciento.  Hace dos años el “fraude” como lo llamaron los morenistas superaba los mil millones de pesos e involucraba también a la empresa Comtelsat S.A. de C.V que habría sido contratada a pesar de tener antecedentes de incumplimiento de contratos y estar inhabilitada.
La cámaras iban a ser para sesis regiones de la entidad, pero en todas se encontraron irregularidades, por ejemplo, en Fortín, de 676 cámaras instaladas, ninguna funciona; en Poza Rica, de mil 120 cámaras, sólo funcionan 10 (menos del 1 por ciento); en Cosoleacaque, de 990 operan 62 (el 6.3 por ciento), en Xalapa, de mil 228 dispositivos, únicamente 339 son útiles; en Pánuco, al norte del estado, se instalaron 380 cámaras, de las cuales funcionan 88; en la región de Veracruz, de mil 631 cámaras instaladas, se encuentran ¿o encontraban? activas mil 196.
De eso hace ya más de dos años y hasta la fecha nada se sabe de los avances con respecto a esa denuncia, ¿Qué hay de eso secretario Cisneros?, ¿qué nos dice usted secretario Gutiérrez?, ¿o sólo fue llamarada de petate para dar un golpe mediático y acalambrar a yunes, quien finalmente anda agazapado? 
Es más, han preferido revivirle a Yunes Linares supuestos desvíos en su gestión como director general del ISSSTE que inclusive ya hasta pudieron haber prescrito, que llevar adelante esta denuncia, sobre las que nadie informa, probablemente porque así conviene a sus intereses..
El caso es que aunque autoridades federales y estatales se empeñen en afirmar que la incidencia delictiva en Veracruz va a la baja, nosotros tenemos otros datos y –por el contrario- se observan incrementos por ejemplo en robo de vehículos, motocicletas y asaltos.
Es el colmo que en Xalapa, a plena luz del día se roben automóviles y ninguna cámara de la ciudad detecte lo que está sucediendo ni por dónde huyen los ladrones. Comentan algunos taxistas, que ellos han sido víctimas de constantes robos de sus unidades y de acuerdo a la información que ellos tienen y que ya compartieron con la policía por la zona de Teocelo y Cosautlán hay varios deshuesaderos clandestinos en los cuales en un mismo día desbaratan un automóvil y los venden por piezas en el mercado negro.
El mismo viernes pasado en la ciudad de Córdoba, en un restaurante llamado “La Cabaña” a punta de pistola y entre disparos al aire fue levantado un hombre, mismo que horas más tarde apareció ejecutado con visibles muestras de tortura en el municipio de Atzacan y tampoco nadie se percató por dónde se fueron ni quienes eran, aun cuando se supone que las mentadas cámaras que hay por todo el estado cuentan con inteligencia artificial para la detección de matrículas y reconocimiento facial, pero la triste realidad es que a los ciudadanos nos siguen engañando.
Yo, sinceramente no creo tanta estupidez, ignorancia, ingenuidad de la policía o como la quiera usted llamar, más bien creo que puede haber mucha complicidad e impunidad. Esa es mi hipótesis, pero usted dirá… Información, comentarios y sugerencias a   [email protected]

Lo último

Columnas