martes, mayo 24, 2022

Cada sufragio de la Consulta Popular costó 79.24 pesos; los de elección federal, 87.82

Relacionados

Agencias/Sociedad 3.0

Han pasado ocho días desde que 6.6 millones de mexicanas y mexicanos salieron a emitir su voto en busca de un juicio histórico de las acciones y omisiones ocurridas entre los sexenios de Carlos Salinas de Gortari (1988-1994) y de Enrique Peña Nieto (2012-2018). Para efectuar esta Consulta Popular, el Instituto Nacional Electoral (INE) erogó aproximadamente 528 millones de pesos. Esto implica que en proporción, cada sufragio costó 79.24 pesos.

El costo por voto de esta consulta ciudadana (79.24 pesos) es muy similar al de las elecciones presidenciales de 2018 (87.82 pesos), en las que votaron 89.2 millones de mexicanas y mexicanos, y en las que el INE dispuso de más de 7.1 mil millones de pesos sólo para organizar la votación, que incluye gastos de instalación de casillas, manejo de boletas, logística y mano de obra, entre otros gastos operativos.

Asimismo, el costo por voto de la Consulta Popular equivalió a la mitad (49.5 por ciento) del costo por voto de las elecciones federales de 2021, en la que la ciudadanía mexicana renovó a los 500 integrantes de la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión. Con una participación de 49.1 millones de votantes y un costo operativo superior a 7.8 mil millones de pesos, en el proceso electoral de 2021, el costo proporcional por voto fue de 160.10 pesos.

La cantidad de dinero invertido por el INE para organizar la primera consulta federal en la historia de México, en proporción con la cantidad de votos emitidos, también fue equiparable a la mitad (52.7 por ciento) del costo proporcional por voto en las elecciones intermedias de 2015 (150.35 pesos) y a casi tres cuartas partes (72.4 por ciento) del costo por voto en las elecciones presidenciales de 2012 (109.41 pesos), cuando Enrique Peña Nieto llegó a la Presidencia de la República.

Todo lo anterior debido a que el costo de la Consulta Popular (528 millones de pesos, de acuerdo con el consejero electoral) sólo incluye los gastos de la organización del evento y no la totalidad de los recursos del INE para el ejercicio fiscal 2021.

Además, la proporción del costo por voto por año fue ajustada con base en la inflación, de modo que la comparación de costos está expresada en pesos constantes a precios actuales.

El costo de este ejercicio (528 millones de pesos) ha sido un tema polémico, sobre todo después de ser dados a conocer los resultados, que arrojan que la participación ciudadana (7.1 por ciento de la lista nominal) fue insuficiente para hacer vinculante la elección popular.

De acuerdo con lo que establece el Artículo 5 de la Ley Federal de Consulta Popular, los Poderes Ejecutivo y Legislativo estarán obligados a cumplir con la decisión ciudadana “cuando la participación total corresponda, al menos, al 40 por ciento de los ciudadanos inscritos en la lista nominal de electores de la entidad o entidades federativas que correspondan”.

El resultado vinculante de la consulta implicaba la responsabilidad legal del actual Gobierno para emprender un proceso de esclarecimiento de las decisiones políticas tomadas en anteriores administraciones, sin actos jurídicos involucrados además de aquellos probables e imputables en apego al marco legal, y sin aplicación retroactiva de la ley vigente.

Destaca que debido al bajo nivel de participación ciudadana en la consulta del pasado 1 de agosto, el costo por voto de este ejercicio democrático fue más elevado de lo que pudo haber sido si hubiera habido participación suficiente —37.4 millones de votos, equivalentes al 40 por ciento de los 93.5 millones de ciudadanos y ciudadanas inscritos en la lista nominal en territorio nacional en 2021— como para hacer vinculante la consulta. En un escenario así, el costo por voto hubiera sido de 14.11 pesos, es decir, un 82.2 por ciento menos del costo relativo (79.24 pesos) según la votación bruta.

Esto sucede en un contexto en que en el último año (2020) sólo la mitad (50.8 por ciento) de la población mayor de edad reportó conocer o haber escuchado de la existencia de consultas ciudadanas como forma de participación en el ámbito público, mientras que sólo el 22.1 por ciento de dicha población reportó haber realizado actividades relacionadas con asuntos públicos —como peticiones, protestas, participación en organizaciones políticas y/o reuniones con autoridades, entre otros— además de votar, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Cultura Cívica (ENCUCI) del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (Inegi).

-Con información de Sin Embargo

Lo último

Columnas