miércoles, diciembre 1, 2021

Con 20 votos a favor y 5 en contra, Yucatán aprueba matrimonio igualitario; estado 22

Relacionados

Agencias

Al discutirse por tercera ocasión en esta Legislatura, se aprobó por la mayoría de las y los diputados locales la iniciativa del matrimonio igualitario en Yucatán. Además, en esta ocasión, la votación en el Pleno se realizó de forma abierta y transparente, como lo ha ordenado la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN).

Con 20 votos a favor y cinco en contra, pasó el dictamen que modificó el artículo 94 de la Constitución yucateca, la cual establece ahora que el matrimonio será “la unión entre dos personas”, ya no exclusiva entre un hombre y una mujer.

La propuesta se aprobó a pocos días de que la Corte sentenció que la votación secreta realizada en el 2019 –en la que se rechazó otro dictamen sobre el matrimonio igualitario-, fue ilegal, inconstitucional y violatoria de derechos humanos.

Aunque las ministras y los ministros ordenaron la repetición de esa votación, el Congreso ya había dado trámite a una nueva iniciativa impulsada por las diputadas sin partido Milagros Romero Bastarrachea y Silvia López Escoffié, para que se legalicen el matrimonio y el concubinato entre parejas del mismo sexo.

En la Tribuna, Romero Bastarrachea declaró que la Legislatura tuvo la oportunidad de terminar su gestión con la frente en alto y el deber cumplido, además de recapacitar tras el daño que ocasionó a la sociedad hace dos años.

Por su parte, la diputada del PRI, Karla Franco Blanco, declaró que se trató de un dictamen histórico para eliminar tratados discriminatorios y permitir mejores condiciones de igualdad en la sociedad.

El del Panal Luis María Aguilar declaró que nadie será arrojado al infierno por votar a favor del matrimonio igualitario y recalcó que esta vez hubo “fuera máscaras”, porque no se votó inmoralmente, de forma secreta. También hizo un llamado a la no polarización.

Mientras tanto, la panista Kathia Bolio Pinelo declaró que errar es de humanos y rectificar es de sabios, por lo que pidió a sus compañeros que esta vez sí votaran a favor. De igual forma aclaró que en la bancada de su partido no hubo línea de cómo votar ni prohibición alguna, por lo que cada uno lo hizo por convicción propia.

Además, el legislador de Morena Hermelindo Loeza Pacheco habló del libre albedrío y de que cada quien tiene derecho de escoger la forma de cómo vivir y con quién. Por su parte, su compañera de bancada, Fátima Perera Salazar, señaló que votaría a favor haciendo a un lado las creencias religiosas y destacó la voluntad política para que este tema no se vuelva a “heredar”.

También habló el presidente del Congreso, el priísta Felipe Cervera Hernández, quien destacó que esta Legislatura no se acobardó ni “pateó la lata” sobre este tema y que se encararon todos los asuntos, por más polémicos que fueran.

El dictamen a favor del matrimonio igualitario se aprobó en una maratónica sesión de cuatro horas y en un periodo extraordinario, ya que este Congreso finalizará el 31 de agosto. Se trató del último punto del orden del día, ya que fue enlistado ayer en la Comisión Permanente, tras la presión de activistas LGBT y feministas.

Yucatán se convirtió en el estado número 22 en México en donde ya se reconocen los matrimonios entre personas del mismo sexo.

Por cierto, antes del inicio de la sesión se vivieron momentos tensos cuando activistas y personas LGBT+ se hicieron de palabras con hombres y mujeres de grupos conservadores que exigían que se conserve “la familia y el matrimonio natural (sic)”.

Con la modificación del artículo 94, se echó abajo un candado que el propio Congreso colocó en 2009, tras una iniciativa presentada por grupos ligados a la iglesia que hicieron valer la Ley de Participación Ciudadana. Se trataba de un obstáculo a los derechos de la comunidad LGBT+.

Lo último

Columnas