martes, septiembre 28, 2021

¿De qué sirven?…

Opiniones y Comentarios 

[email protected]

Como parece que el primo del 19 viene grueso, la “humanitaria” Industria de las “vacunas” redobla esfuerzos para preservar la vida de la especie humana; acompañada en su benemérita acción, de las industrias de las jeringas, las agujas, los cubrebocas y los gels que, gracias a Dios, dicen sus dueños, se han visto tan favorecidas.  Hasta aquí todo bien…

Pero resulta que las vacunas, que son la punta de lanza del cambio económico, no protegen del contagio; por lo que primero decidieron revacunarse y ahora, en algunas, ya hasta van con la tercera dosis. Los cubrebocas, lejos de proteger, son verdaderamente estorbosos, pero obligatorios y engañadores…

Y más ahora engañadores porque a las damas les ha dado por tatuarse las cejas -se entiende que de distinta forma a las suyas- parte importantísima en el reconocimiento del rostro.  Solo imaginen a Frida Kahlo (1907 – 1954) con las cejas de la bellísima Elsa Aguirre y se darán una idea de cómo cambia…

Y si eso es todo lo que ves de la dama, te privan de ver su sonrisa, que denota el estado de salud de la persona.  Los niños son muy cándidos, muy francos para saludar; sonríen bonito.  Ya mayorcitos, conforme va avanzando la edad, la sonrisa se vuelve socarrona.  Como en las mañaneras ¡vaya! Ustedes me entienden… 

El caso es que las mujeres con cubrebocas se vuelven un enigma.  Y como sin el cubrebocas lo continúan siendo.  Lo menos que se puede pensar, es en que somos nosotros quienes no las entendemos; y que lo mismo han de decir ellas de nosotros…

Y sin voltear a ver a su futura suegra y su relación con el suegro, para darse cuenta de la familia en la que va a caer; en lo que le espera en el futuro. El joven se quiere casar, pensando en que su mujer seguirá siendo la muchacha adorable y jaladora de la que se enamoró como un topo…

Y ella se casa pensando que, ya siendo su mujer lo va a traer cortito.  Y le va a quitar esos amigos borrachones y reventados que los presentaron y que no le gustan; ¡para nada! y además se le acabó la “mamitis”…

Pero resulta que ya casados, ni ella sigue siendo la adorable muchacha; y él sigue con los mismos amigotes…

Pero ahora sí que nos desviamos.  Regresemos con el asunto de las vacunas y la honorable industria que representan…   

Y da la casualidad, de que esas empresas fabricantes de vacunas en tiempo record, una de ellas Moderna nunca había fabricado una, son las mismas empresas que han modificado el ADN en los alimentos, llamados transgénicos, como cereales, frutas y legumbres que pueden crecer sin el Sol, pero no pueden reproducirse…

Y son las mismas que producen plaguicidas que matan lo mismo plantas, que insectos, que la tierra.  Las abejas, los seres vivos más importantes del Planeta, están muriendo por causa de sus productos…

Pero haciendo a un lado todo lo anterior.  Si las personas que han sido vacunadas no quedan inmunizadas -como los ex presidentes después de la consulta- entonces ¿de qué sirven?

Y nos vemos mañana, si el Sol me presta vida.  

Lo último

Columnas