jueves, mayo 19, 2022

¿Nuevo partido para el 2024?

Partidos políticos nuevos y organizaciones de cualquier tipo tienen su chiste… no todos, pero quizás una gran mayoría de ellos, en su creación, buscan algo más que el bien común, que el beneficio colectivo, que ayudar al prójimo a levantar su democracia o su entorno… vivir del presupuesto.

Es seguro que a estas alturas de la lectura recuerde bien a una de tantas organizaciones que hayan hecho de su “lucha” un modus vivendi aprovechando la necesidad de la gente.

Es posible que a estas alturas, recuerde una organización de ciudadanos o trabajadores que pasó a convertirse en Asociación Civil o Sindicato, que si bien, eso no es malo, lo quisquilloso es lo siguiente:

Quizás a estas alturas, recuerde no una, sino varias agrupaciones, asociaciones civiles o sindicatos ligados a partidos políticos que un día se plantaban en la plaza de su pueblo o aquí en la capital, en la Lerdo, para demandar hasta las perlas de la Virgen “en beneficio de su gente”.

En una de ésas, sepa de alguno de estos grupos ligado a funcionarios, políticos, quizás por allí a algunos empresarios fufurufus o de medio pelo, que hagan de esta AC o grupo, un instrumento de poder ¡ah! y sobre todo, de dinero. En pocas palabras, requieren de un buen Padrino, o lo que en el barrio se le conoce como un Caca Grande.

Insisto, no todas pero sí un buen tanto de estas organizaciones piensan en todo, menos en el bien común, en el beneficio colectivo, o ayudar al prójimo en su entorno…

A lo mejor, en una de ésas, pasando por una cafetería, vea a sus líderes encabezando ruedas de prensa a falta de estudios, o proyectos o buscan a incautos que los inviten a entrevistas radiofónicas o muy de moda hoy, vía zoom en aras de poder justificar el presupuesto asignado…

¡Vamos! en pocas palabras, se trata de cacarear aunque no se pongan huevos…

El fin, insistimos, no en todas, quizás en la mayoría, es como sabiamente lo dijera el Tlacuache Garizurieta: estar dentro del presupuesto aunque las más ambiciosas, por qué no, es dar el gran salto: convertirse en partido político.

Así, hemos visto sindicatos convertirse en partidos políticos… así, de botepronto, el de Elba Esther Gordillo en su primera etapa con el nombre de Nueva Alianza y en su segunda ronda, Redes Sociales… en el caso de la reciente Confederación Autónoma de Trabajadores y Empleados de México (Catem), ahí tiene su Fuerza por México que apenitas y sobrevivió en Veracruz a la pasada elección… o qué decir del Partido Encuentro Solidario y sus redes neopentecostales…

Hace menos de un mes, en la entrada del edificio donde vivo, apareció una manta invitando a los vecinos a votar el primero de agosto a favor del juicio a los ex presidentes. En una esquina inferior lado derecho, unas siglas: UT.

¿Qué madres es UT? El tiempo me dio la respuesta: Unidos Todos.

Los propagandistas de esta agrupación la definen así:

“Es una organización conformada por hombres y mujeres, profesionistas todos, quienes están conscientes de que el Gobierno de la Cuarta Transformación que a nivel federal encabeza nuestro señor Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador y a nivel estatal nuestro señor Gobernador Cuitláhuac García Jiménez, necesita de la participación entusiasta, generosa y solidaria de la sociedad civil, para cumplir con las metas y los programas establecidos tanto a nivel federal como estatal”.

No me extrañaría que en breve, UT, una extensión entonces de la Cuarta Transformación, en breve se consolide como una Asociación Civil que reciba apoyo o presupuesto para la cantidad de tarea que tiene que hacer si se trata de ayudar al Gobierno… porque la sospecha, con o sin razón, puede caer en ella cuando quien encabeza la UT es el primo del Gobernador y también subsecretario de Finanzas en el Estado, Eleazar Guerrero… ¿qué tal si para el 2024 estrenamos nuevo partido veracruzano?

[email protected]

Lo último

Columnas